Sin duda una de las apps más populares entre los jóvenes es Snapchat, red social que ha logrado cautivar a alas audiencias con sus mensajes efímeros y funciones como Stories.

De acuerdo con un reporte de RBC Capital Markets, el 79 por ciento de los adolescentes entre 13 y 18 años de edad en Estados Unidos utiliza Snapchat, lo que pone a la app del fantasma en el liderazgo en ese segmento, seguida de Instagram, que es usada por el 73 por ciento.

De esta manera, según el reporte financiero entregado por la compañía la semana pasada, el número de usuarios de Snapchat registrado entre octubre y diciembre pasados fue de 187 millones, un crecimiento de 9 millones con respecto al trimestre previo.

Con estas cifras de antesala no resulta extraño que la plataforma se haya convertido en un espacio atractivo para agencias y anunciantes, mismos que durante los últimos años han invertido importantes presupuestos para encontrar el camino que les permita capitalizar en función de sus intereses la popularidad de Snapchat.

Snapchat

Sólo para ejemplificar, basta con mencionar las intenciones de la agencia multinacional de publicidad, WPP, quien planeó invertir 200 millones de dólares durante 2017 en anuncios de Snapchat ya que considera a la red social como una tercera fuerza, después de Google y Facebook.

Esas intenciones no son ajenas a la red social, misma que mantiene esfuerzos constante para mantenerse como referente entre los anunciantes.

El último movimiento en este sentido, se dio este martes cuando la plataforma anunció la apertura de su API publicitaria para todos los anunciantes, agencias y desarrolladores externos. La noticia llega un año después de que Snap lanzará de manera oficial el paquete de herramientas publicitarias automáticas para que los desarrolladores aprobados crearan software funcionales para comprar anuncios en Snapchat.

Aunque parece algo complejo esto ofrece tanto a las agencias como a las marcas importantes oportunidades para capitalizar la popular aplicación en sus acciones de mercadotecnia y comunicación, en donde uno de los grandes beneficios es la simplificación del proceso.

En este sentido, compartimos los puntos clave a conocer sobre esta apertura:

Desarrollo de programas propios

Una vez que se haya entrado la documentación correspondiente en el sitio de desarrolladores de Snap para ser parte de este programa, a través de la API de marketing de la plataforma, las empresas podrán desarrollar sus propios programas para comprar y orientar contenidos relacionados con videos verticales, Snap Ads y filtros patrocinados. La plataforma es igual a la que, anteriormente, sólo estaba disponible para las firmas de tecnología publicitaria aprobadas.

No más equipo de ventas

Desde la óptica de los anunciantes, esta iniciativa que podría calificarse como de “autoservicio”, elimina la necesidad e pasar por el equipo de ventas de Snapchat, pagar por el software de terceros o colar manualmente cada compra de anuncios a través de la función Ad Manager.

En cuanto a las agencias, esto puede reducir la dependencia con proveedores externos para administrar las campañas de sus clientes, lo que mejorara la capacidad de flexibilidad y control de dichas campañas.

Ingresos a la alza

La apertura de la API publicitaria representa para Snapchat un motor que podría incrementar aún más sus ingresos publicitarios, los cuales registraron una alza durante el año pasado derivada de la creciente adopción por parte de los anunciantes de las herramientas programáticas de Snap para comprar anuncios.

Para ser más precisos, la compañía informó que el 90 por ciento de los Snap Ads vendidos en el cuarto trimestre de 2017 se compraron mediante programación a través de su API publicitaria o mediante el administrador de anuncios de autoservicio.