Durante la tarde de este miércoles, el hashtag #SkyElChingon se convirtió en tendencia dentro del mercado mexicano. Hasta el momento  de la redacción de esta nota, la peculiar etiqueta se ubicó dentro de los primeros cinco temas de conversación de la comunidad de Twitter, hecho que por definición podría suponer grandes oportunidades para la marca.

Basta con reconocer que, de acuerdo con mediciones de Tweetreach, los últimos 100 tweets que incluyen dicha etiqueta, han generado al momento 318 mil 083 impresiones con un total de 269 mil 895 cuentas alcanzadas.

El crecimiento del término como tendencia aún no queda claro. La cantidad de mensajes que se han publicado al respecto así como su diversidad hace complejo entender el origen de la tendencia. No obstante, Una imagen que se ha hecho recurrente al respecto tiene que ver con la transmisión de los partidos del conjunto regio, Tigres, la cual indica que el sistema de clave en cuestiono tendría en exclusiva tres partidos de dicho conjunto.

Aunque esta información no está confirmada de manera oficial, es importante mencionar que la supuesta oferta de tres partidos en exclusiva, llega luego de que a finales de la semana pasada se anunciara que Izzi tendrán exclusividad a nivel nacional para transmitir los partidos como local del conjunto auriazul.

Más allá de la competencia y las repercusiones que este movimiento de exclusividad pueda tener entre ambos jugadores, lo que llama la atención es que a la sombra de este golpe para Sky, la tendencia en cuestión parece haber sido construida mediante bots.

Así lo demuestra el comportamiento de la conversación, en donde un grupo muy específico de cuentas está dando impulso al hashtag con mensajes sin relación y menciones al azar a esto se suma que las cuentas mencionadas, a pesar de cuentan con una base grande de seguidores parecen haber sido creadas sólo con el objetivo de hacer crecer dicho hashtag.

El riesgo de los bots

Aunque es arriesgado asumir que se trata de una estrategia tramada por la marca, lo que queda claro es que el uso de bots afecta a cualquier marca, más aún en un entorno y momento en el que las audiencias demandan medios y marcas transparentes. La reputación es lo que está en juego.

Además de ser considerada como una práctica poco ética, también se sabe que el uso de bots para generar tráfico es una práctica que a la larga representa más problemas que beneficios para aquellas organizaciones que deciden utilizarlos.

Mientras tanto, como lectores y usuarios de redes sociales el trabajo que queda es ser capaces de identificar a estos sistemas maliciosos, razón por la cual compartimos tres consejos para detectarlos:

Tiempos de publicación

No basta con que el perfil cuente con una foto o una breve descripción del usuario. Revisar su actividad histórica es fundamental para determinar si estamos frente a un bot o a un usuario real.

De acuerdo con diversos estudios, una persona activa en redes sociales publica en promedio 3 veces por día en cada red social contenido propio, en donde la diversidad de los temas es una constante. En caso contrario, los bots replican publicaciones a lo largo del día.

El uso de herramientas de monitoreo de cuentas como Social Blade (que permite conocer los datos detrás de cualquier cuenta en redes sociales como Youtube, Twitter o Instagram) serán de gran ayuda.

Más fuentes y verificadas

Como usuario es vital asumir la responsabilidad de verificar aquella información que se comparte en redes sociales. En este sentido, las redes sociales no deben entenderse sólo como una forma de reforzar ideas o criterios propios; de seguir por este camino, no quedará espacio para la pluralidad y la información con argumentos, hecho que por definición traerá mayores posibilidades de ser parte de los engaños de un bot.

Denuncia

Espacio de interacción social como Facebook y Twitter cuentan con una función que permite marcar contenido considerado como malintencionado, perjudicial o fuera de las normas que establece la plataforma social. Estas opciones deben ser empleadas con responsabilidad y criterio, de lo contrario sólo servirán para acrecentar el poder que puede tener un bot.