Seth Godin, líder internacional en marketing, define el valor de una marca como “la suma de cuánto las personas están dispuestas a pagar extra por, o qué tan frecuentemente eligen, las expectativas, memorias, historias y relaciones de una compañía sobre las alternativas”. Y un elemento fundamental de la marca está en su logo.

Amazon, Apple, Google y Microsoft no solo son marcas con un valor de marca superior a los 110 mil millones de dólares (mdd) para 2019, de acuerdo con Statista. Cada una tiene un logo icónico que, a pesar de haber sufrido procesos de rebranding, es parte fundamental de su identidad. Estos cortos ejemplos deberían ser suficientes para remarcar la importancia de tener este elemento en cualquier proyecto o empresa naciente.

Bueno y, ¿cómo obtengo un logo propio?

Muchos usuarios creen que crear una identidad gráfica consistente para tu marca es un proyecto muy costoso o complejo. El pensamiento general es que, si no tienes habilidades artísticas avanzadas (o el dinero para contratarlas), los resultados no serán ideales. Aunque esto es cierto hasta un punto, ya existen herramientas que facilitan significativamente el proceso.

Una de ellas es Wix Logo Maker. Se trata de una aplicación para navegadores de la plataforma de hosting web del mismo nombre. Para usarla no se requiere de ninguna suscripción, pago o relación previa con Wix. Basta con acceder a la página, crear una cuenta (ya sea mediante correo electrónico, Facebook o Google) y comenzar a trabajar. Sin embargo, para utilizar el diseño posteriormente sí debe pagarse una cuota determinada.

Para armar un logo, este sitio te pedirá múltiples datos. Primero, pide poner el nombre de tu proyecto o compañía, junto con un lema. Posteriormente, pide describir a grandes rasgos qué tipo de organización utilizará el diseño. Las opciones van desde sitios de noticias hasta tiendas de regalos, startups de robótica, negocios de consultoría y organizaciones civiles.

Después, debes de seleccionar algunos adjetivos que describan a tu marca. Y después, elegir entre algunos ejemplos de logo que te agraden. De esta forma, el sitio podrá saber qué diseño se adapta mejor al sentimiento general e idea que desees transmitir con tu proyecto. Finalmente solo debes elegir dónde quieres utilizar tu logo (tarjetas de presentación, sitio web, etcétera).

El sitio te mostrará múltiples opciones. Puedes elegir alguna y personalizar colores, fuentes e imágenes hasta tener una alternativa satisfactoria. El resultado no es precisamente una producción profesional. Pero se trata de una sólida alternativa para quienes quieran un logo que los represente pero no posean los recursos para hacer uno propio. En especial si quieres darte una idea general para después contratar un servicio profesional:

loading...