Alrededor de la mitad de los jóvenes y adolescentes han sido víctimas de algún tipo de abuso en línea. Curiosamente, la misma cantidad de menores de edad han sido partícipes o han estado detrás de alguna acción de ciberbullying. Estas cifras reafirman que las redes sociales y los canales digitales, además de ayudar a la comunicación entre las personas, también han sido un motor de comportamientos tóxicos. Y pocas herramientas han tratado de detenerlos.

ReThink es uno de los pocos proyectos que de hecho trata de resolver el problema. Se trata de una aplicación móvil creada por la joven Trisha Prabhu. La emprendedora creó esta herramienta para tratar de eliminar el ciberbullying desde antes de que tenga lugar. Así, diseñó un teclado especial que trata de detectar lenguaje y palabras ofensivas mientras se escriben. Si detecta alguna, pide a los usuarios reconsiderar el mensaje antes de mandarlo o publicarlo.

Una ingeniosa solución al ciberbullying

La app se instala como un teclado adicional en el aparato. Desde el programa, se puede configurar el idioma de la herramienta así como personalizar otros elementos. Una vez que esta activado ReThink, comenzará a analizar los mensajes de los usuarios conforme los vayan escribiendo. Si detecta alguna palabra o intención que crea que pudiera ser emocionalmente dañina, pide a las personas detenerse y cambiar su lenguaje antes de cometer ciberbullying.

De acuerdo con la misma plataforma, el software tiene un éxito del 93 por ciento para lograr que los jóvenes reconsideren sus decisiones antes de cometer alguna actitud de ciberbullying. La app apunta que su innovación recae en detener las actitudes de abuso desde la fuente. Así, en lugar de tener un enfoque reactivo, prefiere una acción preventiva. Asimismo, permite que los padres y los jóvenes no entren en conflicto por cuestiones de vigilancia o control.

Si bien se trata de una herramienta gratuita, la desarrolladora anima a los usuarios a realizar una donación para soportar el proyecto. Una de las desventajas de la app es que, aun cuando ya tiene soporte para el idioma español, todavía tiene algunos errores de interpretación. Es decir, el programa no es muy preciso para detectar el ciberbullying en el lenguaje. Pero a pesar de sus fallas, es un proyecto que vale la pena probar para eliminar este tóxico fenómeno.