Sinergia de marcas, porque juntos somos más

La afinidad y la complementariedad no sólo debe ser a un nivel de filosofía de marcas, sino también sobre elementos tangibles que puedan ser medibles para el usuario.

Aunque pudiera pensarse que la sinergia de marcas, comúnmente denominado co-branding, es una estrategia de marketing altamente explorada en nuestro país, es un camino que aún tiene muchas vertientes que podrían generar beneficios para las marcas involucradas, más allá del posicionamiento mediático o mercadológico, y que podrían escalarse para brindar competitividad y bienestar tanto a nuestros clientes directos como a su entorno.

Pero para lograr este objetivo, es necesario que no sólo evaluemos nuestra afinidad con nuestros partners potenciales, es decir, que comulguemos con la personalidad de la empresa e identifiquemos mercados similares, sino que además asumamos el reto de lograr una complementación, que nos permitiría aumentar el alcance de nuestra estrategia e incluso cubrir segmentos o categorías a los que difícilmente podríamos acceder de forma aislada.

Si identificamos y desarrollamos dicha complementariedad, estaríamos generando una verdadera sinergia, que nos permitiría aumentar la capacidad de llegar a más clientes potenciales o generar impacto de forma compartida.

La afinidad y la complementariedad no sólo debe ser a un nivel de filosofía de marcas, sino también sobre elementos tangibles que puedan ser medibles para el usuario, como son capacidades, experiencia, redes, canales de distribución y el propio modelo de negocio, ya que de esta forma podemos brindar una propuesta de valor más poderosa para nuestros clientes.

Si encontramos a un partner con el potencial de desarrollar un proyecto benéfico para ambas marcas y sus clientes respectivos, podemos estructurar estrategias que abarquen desde elementos de filantropía y responsabilidad social, hasta alianzas más compleja que conlleven una relación de más largo plazo y que incluso involucren directamente a la operación de ambas compañías

Como en toda relación personal y profesional, es importante basarnos en el respeto, confidencialidad, temporalidad, espacio y diferenciación entre las contrapartes. Para garantizar estos elementos y evitar malos entendidos que afecten de fondo nuestra interacción con otras marcas y clientes es necesario contar con lineamientos, normas y manuales con la capacidad suficiente para guiarnos en el proyecto y llevar a buen fin los objetivos planteados en un inicio.

Otro punto trascendental es entender que toda táctica que implementemos individual o colectivamente debe ir en línea con la estrategia de comunicación que planificamos desde un inicio, porque si lo manejamos como una iniciativa aislada puede generar más trabajo que beneficios para nuestra marca.

El mundo del marketing y el branding es un territorio amplio para explorar, y los profesionales del sector debemos estar involucrados con las nuevas tendencias para identificar oportunidades que nos permitan brindar bienestar y competitividad a nuestro entorno donde hacemos negocios. La dinámica está en movimiento, y de nosotros depende la velocidad y las rutas que mejor nos ayudarán a lograr nuestros objetivos.

Compartir
Artículo anterior¿Likes igual a clientes leales?
Artículo siguiente“Comprémoslo y luego vemos qué es”
Gerente de Mercadotecnia en Seguros SURA México, donde se encarga del desarrollo de la marca en nuestro país, de identificar las necesidades actuales de los potenciales asegurados y de medir la satisfacción del cliente. Con casi una década dentro de la industria aseguradora, es egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y anteriormente fue Gerente de Planeación de Marketing en Mapfre México.