Sinceridad brutal de un diario colombiano

Medellín, Colombia.- Fidel Cano es el director del diario El Espectador y ha sumado una práctica inédita que bien podría ser copiada por los grandes medios del mundo: reconoce los errores mucho más allá de un “fe de erratas”.

Cada semana, Fidel Cano es el protagonista de una sección online llamada “Redacción al desnudo”. En ella, lleva adelante un acto de siceridad periodística pocas veces vista en los medios: reconoce abiertamente los errores cometidos en las distintas plataforma. Y lo hace “poniendo la cara” en videos en YouTube.

¿Se trata de una estrategia de marketing para hacer ver más transparante al medio? Claro, se le puede llamar como se quiera, pero obviamente ése es el objetivo: dar mayor credibilidad al diario hablando de los errores y no ocultándololos debajo de la alfombra. ¿Y cuál es el mayor valor de un medio? Su credibilidad.

Fidel Cano es bisnieto del fundador de El Espectador y sobrino de Guillermo Cano Isaza, quien era director del medio a fines de la década de 1980 y fuera asesinado por orden de Pablo Escobar Gaviria en respuesta a las denuncias contra el narco publicadas en aquellos años.

En la última publicación de “Redacción al desnudo”, este martes 23 de agosto, Cano habla de varios temas. El más importante es un artículo que editió el diario papel sobre un magistrado que supuestamente iba ser removido, pero como faltaba confirmación, en la edición impresa se escribió todo en potencial. Se preocuparon mucho por ese detalle al escribir la nota. Sin embargo, cuando tuitearon el artículo en Internet, el community manager habló de hechos consumados. Un error que Cano salió, sin problemas, a explicar.

Y como este, muchos otros ejemplos de columnas en las que Cano explica porqué hicieron lo que hicieron y pide perdón, en los casos que es necesario. Muy interesante.

Las columnas del director del diario colombiano son un ejemplo de cómo los medios digitales deben tratar de equilibrar sus contenidos digitales entre la “viralidad” y la “calidad de la información”. Especialmente los periódicos más serios y tradicionales tienen la complicación de que a la hora de generar más visitas en Internet, las noticias más virales son –en general– las más banales, con lo que, si las publican, pierden prestigio.

El Espectador, como miles y miles alrededor del mundo también está ante esa disyuntiva.

Carta a la redacción

Hablando de nuevas tendencias y cambios en los medios, hace unos meses publicábamos en Merca2.0 la carta que el director del diario El País (Antonio Caño) le envió a sus empleados para explicarles la inminente transformación del diario en un medio esencialmente digital. “Asumimos el compromiso de seguir publicando una edición impresa de El País de la mayor calidad durante todo el tiempo que sea posible”, decía a sus trabajadores y a sus lectores. Ver La carta de despedida del periódico que duró sólo 2 meses.