• AT&T no solo es el mayor jugador en el mercado de TV de paga del país, sino de las últimas marcas de origen norteamericano 

  • La gigante telecom ha sido criticada en EEUU por remover varios canales a petición del gobierno local

  • Si bien desde hace años que no genera ingresos en la zona, la empresa utiliza la región para transmitir a otros países latinos

Las compañías que tienen un mercado internacional tienen que tener especial cuidado en la forma en la que llevan a cabo sus negocios. No solo deben de atender a las reglamentaciones y exigencias de los gobiernos en donde se desarrollan sus actividades comerciales. En varias ocasiones y casos, también tienen que atender y mantener contentas a las autoridades en sus países de origen. Se trata de un delicado balance que no siempre tiene buenos resultados.

Ejemplo perfecto de este fenómeno se puede ver en AT&T. La telecom es originaria de Estados Unidos (EEUU), pero tiene presencia en varios países. Su mercado en América Latina es uno de especial interés para la compañía, considerando el intenso entorno de consumo que hay en muchas de estas naciones. Sin embargo, en datos de AP, la empresa se ha visto forzada a dar un paso atrás y salir, sin previo aviso y con efecto inmediato, de uno de los países en la zona.

Se trata de Venezuela, la nación sudamericana bajo el control de Nicolás Maduro. De acuerdo con AT&T, la decisión se tomó desde las oficinas en EEUU y la unidad local no tenía noticias de esta determinación antes de darse a conocer de forma oficial. Según la compañía, saldrá del mercado latinoamericano por que no puedo cumplir tanto con los requisitos legales locales como los que le requieren desde Washington. Así que solo retirará su operación en este país.

¿Una pérdida grave para AT&T?

No es la primera vez que una compañía decide retirarse de un mercado clave por alguna razón de negocio. En marzo, Uber tuvo que liquidar su unidad Eats en la India, ante la insostenible y enorme competencia del entorno local. Renault  hace unas semanas dijo que saldrá de China, el mayor entorno de automóviles en el planeta, también citando desafíos de rivalidad. Y desde antes de la pandemia, GM dijo que reduciría significativamente sus operaciones en Australia.


Notas relacionadas


Vale la pena analizar la situación de AT&T. Se trata de una decisión inevitable, considerando que los requisitos que Venezuela y EEUU eran mutuamente excluyentes. Y entre hacer enojar a un mercado latinoamericano o empezar una riña con su país de origen, ciertamente tomó la decisión menos dañina para su negocio. De todas formas, detener operaciones con un efecto inmediato en cualquier país no es una decisión que se tome a la ligera y que causará pérdidas.

La pregunta es, ¿qué tan mal se verá afectada AT&T por esta decisión? Siendo que tuvo que detener sus actividades de un día para el otro, va a tener que asumir una serie de gastos muy significativos en el corto plazo. Entre ellos, liquidaciones de empleados y posibles reembolsos a clientes en Venezuela. A eso se le debe sumar la liquidación de equipo y edificios locales. Tal vez el costo no será alto, pero considerando la crisis sanitaria y económica, va a doler mucho.

EEUU y conflictos con el mercado internacional

Tal vez no tan curiosamente, no es la primera vez en las últimas semanas que las exigencias y dirección político-económica de Washington afecta el rendimiento de una marca. Por ejemplo, las más recientes medidas de EEUU contra el mercado chino tendrían un efecto grave tanto en el negocio de Huawei como el de Apple. También el esquema del sistema de suministro de una escala global podría estar en riesgo a raíz de algunas de las ideas del actual presidente Trump.

Los efectos de las decisiones geopolíticas y económicas de los EEUU en el mundo se sienten mucho más allá de las marcas. De acuerdo con el Bangkok Post, el conflicto de este país con Irán podría afectar toda la economía global. Según Reuters, el efecto de las primeras guerras comerciales de Trump empiezan ahora a sentirse en el desempeño de muchas naciones. Y en datos de Marketwatch, la actual crisis sanitaria intensifica los conflictos y sus consecuencias.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299