Digital es inherente a marketing. La separación de mercadotecnia y mercadotecnia digital no tiene lugar hoy en día. Las agencias y marcas que consideren que debe haber un equipo separado en ese sentido, están décadas atrás.

Ese simple detalle ya inició un mal camino para las estrategias, pero además, existe un simple pero importante dato que si una marca no conoce, debe olvidarse de que su estrategia funcione.

Comencemos por saber que al cierre del año pasado México tenía un 71 por ciento de penetración en internet, con 82.7 millones de mexicanos (mayores de 6 años de edad) entrando a la web, de acuerdo con cifras de Estadística Digital y la Asociación de Internet MX.

De ellos, el 51 por ciento son mujeres y 49 por ciento hombres. El grupo de 25 a 34 años de edad es el que concentra mayor número de usuarios. El 82 por ciento usa internet para entrar a sus redes sociales.

Es decir, internet es tan parte de la vida cotidiana de los consumidores en la nación mexicana, que sería absurdo pensar en una estrategia que no llegue a través de ese medio, a menos que el target así lo requiera.

¿Existe la posibilidad de que mi estrategia no requiera utilizar medios internet? Sí, absolutamente, la clave está en conocer al consumidor al que la marca quiere dirigir sus esfuerzos publicitarios. ¿Conoces a tu consumidor?

consumer, c2c, mercadologo
Foto: Bigstock

Además, está el punto clave que si tu marca no sabe ¡olvídate de que tu estrategia vaya a funcionar! Se trata del objetivo de la estrategia digital. ¿Qué quieres conseguir con las acciones que planteas en tu estrategia? parece obvio, pero no lo es, gran parte de los estrategias desconoce el verdadero objetivo de su campaña, números precisos de los leads, clics, descargas, ventas… cifras claras de lo que buscan, ¿quieres 1000 mil nuevos clientes, 9 ventas cerradas?

Una vez que las consigues, ¿esa es una buena cifra? Estos detalles son los que el mal estratega ha omitido desde el furor de las redes sociales. Una marca siempre quiere sumarse a las tendencias, si su competencia “está en el tren de los influencers” entonces comienza a cuestionar a su agencia por qué ellos no están, por poner un ejemplo. Sin embargo, el buen estratega planteará la pregunta clave de todo esto ¿qué queremos conseguir con nuestra campaña digital? ¿Realmente vale la pena sumarnos a esa u otra tendencia? Este dato es el verdadero as bajo la manga de todas las estrategias.

Además, se suman muchos otros retos registrados por los propios mercadólogos del mundo:

Pero todo en la estrategia del profesional comienza con los datos precisos de quién es su consumidor y lo que necesita la marca para estar en contacto con él y atenderlo de la manera correcta. Se debe regresar a las bases para todo esto.