Las estrategias de branding se han hecho de una serie de procesos, que han definido nuevas pautas a través de las cuales se entiende de mejor forma el potencial con que cuentan estas empresas.

El proceso de branding exige de planeación para la construcción de una marca y un elemento que no puede faltar en esta fórmula es la voz con que la marca hablará al mercado.

La idea de brand voice hace que las “marcas encuentren más efectivo el contar historias desarrollando su tono de voz, que facilita la creación de un tono distintivo por contar historias que son cercanas a ellos”, tal como lo explica Kartikeya Kompella en su obra The Definitive Book of Branding (English Edition).

Dentro de este título, Kompella habla de cómo las marcas se transforman de simples etiquetas a iconos con un poderoso significado en la cultura de consumo.

Snickers lo ha hecho muy bien con su famoso “devórate”, “Soy totalmente Palacio” logró fortalecer la categoría de lujo dentro de las tiendas departamentales, mientras que marcas de vodka como Absolut solamente han necesitado de su poderosa palabra para hacer una declaración de su marca.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

It was brought to our attention (many times) that Super Bowl Sunday does not fall on Saturday. We apologize for the confusion. We were hungry.

Una publicación compartida por @ snickers el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

El reloj está corriendo y tú podrías ser uno de los posibles ganadores de hasta $100,000 en certificados de regalo.

Una publicación compartida por El Palacio de Hierro (@elpalaciodehierro) el

Fallas en tu estrategia de branding

La autenticidad es uno de los elementos clave para lograr una buena estrategia de branding. Naresh K. Malhotra lo explica mejor en su obra Brand Meaning Management (Review of Marketing Research Book 12) (English Edition), en donde asegura que el problema de autenticidad que enfrentan las marcas se deba a que imitan a la competencia o no tienen una imagen de la realidad en que compiten.

Una correcta voz de marca ayuda a aterrizar las estrategias con que tu marca establece una relación de consumo con el mercado, a través de elementos que la hacen identificable.

Para lograrlo es necesario conocer el estado actual del contenidos y los mensajes con que hablas al consumidor de tu misión de marca.

Estudiar al consumidor y la percepción que tiene es un punto de partida que propone CoSchedule a su propuesta de construir un cuadro en el que te pide que definas cuatro palabras que mejor representan a tu marca y lo que está permitido y prohibido cuando tu marca se comunica a partir de ellas.