El turismo comienza a reactivarse y todo parece indicar que las mayores modificaciones en esta nueva normalidad no serán únicamente en lo que concierne a los vuelos y aerolíneas. Los destinos comienzan a adaptarse a la nueva realidad luego del Covid-19.

Estos ajustes deberán ser considerados por las marcas y demás empresas que se desarrollan en el sector turístico para establecer planes de acción y estrategias capaces de resolver el duro golpe que la emergencia sanitaria supuso para la industria.

Los números del sector

El sector padeció de manera importante este periodo de confinamiento y fronteras cerradas. Solo en el segmento de los viajes, el World Travel and Tourism Council, estima que se perderán 75 millones de empleos y hasta 2.1 trillones de dólares en ingresos a escala global, particularmente en el caso de México se calcula que se pierden hasta 114 empleos cada hora dentro del sector turístico en el país.

En el caso de las llegadas de turistas internacionales a nivel global, para este año existen 3 escenarios que dejan ver cómo podría ser el futuro del sector turístico una vez que se vuelvan a abrir las fronteras y se quiten las restricciones para los viajes, según la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas

  • Escenario 1: en caso de que las restricciones se eliminaran en el mes de julio, de acuerdo con la información, se registrara una caída sería del 58 por ciento, lo cual representa 610 millones de personas.
  • Escenario 2: si las restricciones se mantuvieran hasta septiembre, el descenso llegaría al 70 por ciento, lo cual equivale a cerca de 400 millones de personas.
  • Escenario 3: en este caso, con un regreso a la normalidad estimado en diciembre, la perdida seria del 78 por ciento, lo cual equivaldría a solo 320 millones de personas que podrían estar viajando con fines turísticos.

Un seguro para el destino

Mientras que las aerolíneas hacen ajustes para mejorar su servicio y entregar a sus clientes todas las garantías de seguridad, diversos destinos alrededor del mundo han comenzado a implementar ciertas acciones para, proteger tanto a sus ciudadanos como a sus visitantes.

Camboya ha dado de que que hablar en este sentido, luego de poner en marcha un nuevo requisito para visitar su territorio el cual consisten en un depósito de 3 mil dólares (cerca de 67 mil pesos).

De esta manera, los turistas extranjeros deberán hacer este pago (en efectivo o mediante tarjeta bancaria) que servirá, entre otras cosas para cubrir los siguientes gastos en términos generales:

  • Prueba inicial de Covid-19 (100 dólares)
  • Transporte a los centros designados para realizar esta valoración
  • Hospedaje y la comida mientras se esperan los resultados (30 dólares por día cada uno)

Si los turistas dan negativo a esta prueba inicial, podrían continuar con su viaje y se les devolverá la mayor parte del depósito, de lo contrario, deberán de cumplir una cuarentena cuyos gastos serán cubiertos con el dinero depositado, así como el seguro médico (en caso de ser necesario), tratamiento medico y cuatro pruebas más de Covid-19. En caso de fallecimiento el funeral tendría un costo de mil 500 dólares y se cubriría con la cuota cobrada al turista.

Es importante mencionar que además del depósito, Camboya solicita a sus visitantes un certificado médico para acreditar que el viajero dio negativo a Covid-19, el comprobante de un seguro de salud con cobertura de al menos 50 mil dólares y una visa.

Este tipo de medidas serán cada vez más frecuentes, lo que obligará a las marcas a tomar cartas en el asunto para ejecutar estrategias y promociones que contemplen estos  “gastos extra” que los viajeros deberán de cubrir desde ahora y hasta nuevo aviso.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299