• Se estima que hasta 40 por ciento de los usuarios de internet son asiduos del ecommerce

  • Las ventas en línea Business-to-Consumer, a nivel global, crearon ingresos por dos mil 356 millones de dólares en 2018

  • Alibaba, Amazon, Taobao, Tmall, eBay y Apple lideran el mercado del comercio electronico a escala internacional

De acuerdo con Statista, el mercado del comercio electrónico global tendría un tamaño de 4.8 billones de dólares para 2021. Tan solo en México, las actividades de ecommerce alcanzarían un valor de 12 mil 850 millones de dólares (mdd) para 2023. Si estas cifras son indicación de algo, es el prometedor futuro de las ventas en línea a corto y mediano plazo. Además, implican que los negocios tienen una oportunidad de hacer crecer su empresa mediante estos canales.

Hay varias ventajas de las ventas en línea por encima del modelo tradicional. En primera instancia, como apunta The Balance SMB, permite a las empresas superar las barreras geográficas. Además, de acuerdo con Oberlo, disminuye de forma significativa los costos financieros que deben enfrentar los emprendimientos. Además, según Medium, permite a las personas analizar los hábitos de consumo de los compradores asiduos de la marca.

Pero incluso con estas ventajas, en estimaciones de Small Business Trends, hasta 74 por ciento de las marcas de menor tamaño todavía no emplean ventas en líneas. Para algunas empresas, puede ser por la dificultad de implementar estos canales digitales a su modelo de negocio. Pero para las empresas que no ven buenas tasas de conversión en ecommerce, Ingenico apunta que hay tres estrategias que pueden ayudar a incrementar las transacciones:

Tener más formas de pago en ventas en línea

Una de las grandes razones por las que las personas recurren al ecommerce, es por la comodidad. Esto implica que las ventas en línea tienen que ser lo más flexibles y convenientes posibles para convencer al usuario de emplear estos canales. Los negocios deben procurar tener varias alternativas, incluidos monederos electrónicos, tarjetas, depósitos y pago en efectivo. También puede beneficiar incluir métodos más sofisticados, como criptomonedas.

Medidas de seguridad efectivas

Entre los temores más grandes del público hacia las ventas en línea, es la incidencia de fraudes electrónicos o robo de información. Para ello, las marcas deben asegurarse que sus procesos cuenten con los adecuados sistemas de protección. En primera instancia, deben integrar el protocolo HTTPS para certificar sus páginas ante los principales navegadores y motores de búsqueda. Pero también conviene invertir en programas más sofisticados.

Programas de lealtad

A lo largo de todas las industrias, es mucho más difícil conseguir nuevos clientes que retener a los existentes. Algunas de las estrategias que pueden emplear las marcas es usar descuentos o promociones para fomentar ventas en línea recurrentes a largo plazo. También se podrían ofrecer ventajas especiales a los compradores más asiduos al servicio. O bien, implementar esquemas de suscripción que provean beneficios exclusivos a la comunidad.