La necesidad de reactivar a la industria aérea en México y en el mundo es importante. Las cifras de pérdidas son importantes, con lo que firmas como Aeroméxico han buscado la manera de regresar lo antes posible a la normalidad.

La semana pasada, la línea aérea mexicana mediante un comunicado publicado desde su sitio web, indicó que a partir del pasado 1 de mayo se reactivarían algunos de sus vuelos internacionales a mercados como Asia, Europa, Estados Unidos y Canadá así como a otros países de Latinoamérica.

Esta activación estará acompañada con una menor frecuencia en vuelos, así como un plan escalonado de reactivación de rutas que se extiende hasta septiembre.

En el documento entregado por la firma, se detalla que para Aeroméxico “la seguridad de sus clientes y colaboradores es lo más importante”, por lo que “seguirá implementando las medidas preventivas necesarias y realizando ajustes a la operación”.

Nuevas medidas

En función de este último punto, la firma acaba de anunciar una nueva medida que deberá de ser acatada por los clientes a partir del día de mañana.

Mediante un comunicado, la compañía indicó que, a partir del 8 de mando y hasta nuevo aviso, en todos sus vuelos será esencial el uso de cubrebocas, previo al embarque, durante el vuelo y en el descenso de los aviones.

De esta manera, y dentro del documento que fue replicado en redes sociales, Aeroméxico destacó que el personal de la firma verificará que los clientes utilicen dichas mascarillas antes, durante y previo al vuelo.

A decir de la aerolínea, esta medida  se suma a otras acciones implementadas para garantizar la seguridad en sus vuelos como la sanitización de aviones, instalaciones y mobiliario, filtros de sanidad y protocolos de detección de posibles casos en aeropuertos y a bordo, modificación de los servicios durante el vuelo, políticas de flexibilidad, así como actualización de rutas y destinos.

“Derivado de la pandemia creamos y pusimos en marcha un nuevo Sistema de Gestión de Salud e Higiene, siendo pioneros en la implementación de este plan, que ya forma parte de las inversiones y estándares de seguridad de toda nuestra operación en tierra y aire”, afirmó Arturo Duhart, vicepresidente Senior de Seguridad Corporativa y Aérea de Grupo Aeroméxico.

Es importante mencionar que la aerolínea ha indicado desde sus redes sociales que cada pasajero deberá de portar con su tapabocas, ya que la firma no suministrará este elemento.

Viajar nunca será lo mismo: Más caro, más protocolos

La medida implementada por Aeroméxico se suma a las acciones ya tomadas por otras aerolíneas en el mundo, mismas que buscan mantener el mayor porcentaje de sus operaciones al tiempo que  buscan evitar un segundo brote.

Esta preocupación ha sido compartida por las autoridades mundiales del sector. Recordemos que en días recientes, se celebró un encuentro virtual en el que el Consejo Mundial de Viajes y Turismo  indicó que es necesario tomar mediadas para reactivar la actividad del sector turístico. En este sentido se planteó la necesidad de denominar certificados de destinos Covid Free, iniciativa que se refiere a la emoción de certificados sanitarios que garanticen que ciertos destinos están libres de virus.

Ante el impacto de la pandemia en el sector, existe una “urgencia del trabajo conjunto entre gobiernos y empresarios para implementar acciones y, en su momento, declarar destinos Covid Free”, según un comunicado de la organización.

El sector necesita con urgencia encontrar protocolos que les permitan retomar la mayoría de sus actividades. Lo que está en juego es un negocio millonario.

A decir de un reporte reciente de Cicotur Anahuac, se espera una baja de ingresos por 172.9 mil millones de pesos dentro de esta industria. El documento presenta dos posibles escenarios para la industria del turismo:

“En un escenario en el que se cancele el 75 por ciento de los viajes domésticos y el 80 por ciento de los que tienen destino a México, la reducción del consumo turístico interior y receptivo sería de 239.2 mil millones de pesos; en un escenario más conservador de la afectación – cancelación del 50 por ciento de los viajes domésticos y el 80 por ciento de los que tienen destino a México– la afectación sería de 172.9 mil millones de peso. En caso de que se diera el peor escenario –una reducción del consumo turístico de casi 240 mil millones de pesos–, vale la pena, destacar que esta cifra es 25 por ciento más que lo que costaría la refinería Dos Bocas, 1.7 veces la inversión prevista para el tren maya, el 84 por ciento del saldo positivo de la Balanza Turística en 2019, un poco más que todo el presupuesto del Sector Salud en 2020, casi la mitad de las exportaciones petroleras en 2019, 47 veces el presupuesto del Sector Turismo federal y equivale a 12.3 puntos del PIB turístico”.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299