Si no eres una marca verde, es probable que tu consumidor te cambie

Whitepaper: ¿Por qué los artículos eco friendly resultan una excelente inversión en la promoción?
Foto: Bigstock

Es indiscutible que hoy el consumidor es distinto; es más crítico, consciente, activo y exigente con todo lo que está a su alrededor. Esto es algo que se refleja en su consumo y, en consecuencia, demanda marcas que se comporten a su altura.

Al respecto, basta con recordar lo que revela el estudio Edelman Earned Brand de 2018, el cual señala que un 64 por ciento) de los consumidores a nivel global ahora compran con base en sus creencias y valores.

En ese sentido, aquellas marcas que encajen con la filosofía y el estilo de vida de sus clientes tendrán mayores oportunidades de estrechar un vínculo con ellos.

¿Por qué? Sabemos que para el consumidor, hoy las marcas deben tener programas de responsabilidad social, como donar a causas benéficas y cuidado del medio ambiente. Esto motivó que durante los últimos años este tipo de temas se volvieran tendencia, de ahí que viéramos a un gran número de firmas emprender campañas e incluso programas con temáticas relacionadas; todo con la finalidad de conectar conectar con el público.

Sí, mucho tiempo funcionó pero hoy el consumidor es más analítico y sabe diferenciar cuando las marcas lo hacen por una moda y cuando lo hacen con verdadera convicción.

Esta conjetura podría resultar vaga, pero si consideramos que su efecto podría tener un impacto significativo de las empresas, se debería tomar con mayor importancia.

Es cuestión de negocios

Sucede que hoy por hoy, el producir, promocionar o vender productos que sean amigables con el medio ambienten puede ser fundamental para incrementar las ventas o, por lo menos para no perder clientes.

¿Por qué? Aunque existen países donde la cultura verde no está tan arraigada, hay síntomas que demuestran que en el mediano plazo, ofrecer al consumidor productos y servicios con esta filosofía será la diferencia entre registrar ventas o pasar al olvido.

Así lo indican los resultados de un reciente estudio realizado por el GlobalWebIndex, el cual revela que el 57 por ciento de los consumidores elegirían una marca sostenible pese a que esta sea más cara. De hecho, para un 61 por ciento, si descubren que no es ecológica, muy probablemente cambiarían de marca.

Según el reporte, esto se hace más de manifiesto en generaciones jóvenes como la millennial y la Z. Entre los puntos que destacaron las personas consultadas, se destaca que para el 72 por ciento de los consumidores les importa que los productos sean accesibles es importante en sus compras diarias; otro 53 por ciento dijo que ha reducido la cantidad de plástico que usa en los últimos 12 meses; y un 42 por ciento afirma que prefiere los productos que usan materiales reciclados o sostenibles.