Aún cuando su imperio parece amenazado por nuevas propuestas, Netflix se mantiene como una de las marcas líderes en el segmento de entretenimiento.

Para darnos una idea, basta con reconocer que la cifra de suscriptores al servicio de contenidos on demand crece año con año a razón de entre 17 y 19 millones de afiliados, tendencia que a finales de 2018, le valió para tener una base de suscriptores de 140 millones, lo que significó un crecimiento de 20 millones en comparación con lo registrado durante 2017.

¿Un gigante en publicidad?

Con esta base de usuarios así como la cantidad de datos que se pueden extraer de la actividad de los mismos, sería fácil pensar que Netflix podría ser un gigante de la publicidad digital.

La propuesta sin duda sería atractiva: grupos segmentados, con interesantes niveles y capacidad para generar engagement.

Bajo esta lógica, diversos especialistas han apuntado que es cuestión de tiempo para que Netflix incursione en este campo de acción, considerando la creciente competencia y las dificultades que la plataforma ha tenido para capitalizar sus producciones originales en comparación con lo que representan sus contenidos licenciados.

Aunque mucho se ha hablado de la resistencia que las audiencias tendrían ante esta opción, lo que realmente vale la pena considerar es el potencial que les servicio de contenidos on demand tendría para colocarse como un jugador clave dentro de la publicidad digital.

Este cuestionamiento ha tratado de ser resulto por un recuente abalizas realizado por Instinet, mismo que indica que si Netflix tuviera una versión fremium, tan sólo en Estados Unidos, podría generar cerca de mil millones de dólares en ingresos por concepto de publicidad cada año. Luego de gastos e impuestos, la cifra pararía en 700 millones de dólares.

De manera textual, el análisis indica: “Partiendo de lo que creemos que son asunciones conservadoras (el lanzamiento de un servicio con anuncios en Estados Unidos en 2020, escalando hasta una cuarta parte de la base de paso para 2021), vemos una oportunidad potencial de ingresos de más de 1.000 millones de dólares al año”.

¿Competencia para Amazon o redes sociales?

La realidad es que esta cifra queda lejos de los 38 mil millones de dólares que se espera que Amazon ingrese por publicidad a nivel mundial durante los próximos cinco años.

No obstante, es una cifra que regional, queda cerca de los 3 mil millones de dólares con los que Twitter cerró su último año fiscal.

En otras palabras, es posible que Netflix tenga grandes oportunidades de competir por un buen pedazo del pastel publicitario; sin embargo, lo que queda en duda es que tan benéfico sería para el valor agregado que ha potenciado por año al servicio.

Recordemos que Netflix ha convertido la ausencia de publicidad en su plataforma en uno de sus grandes valores y uno de los elementos que emplea de forma recurrente para posicionarse frente a los consumidores.

No obstante, con las presiones del propio mercado, queda por ver cuánto tiempo podrá resistir el negocio de esta firma alejado del negocio publicitario, más cuando consideramos la próxima llegada de un gran competidor: Disney+.

loading...