Seis principios para ganar credibilidad

Todo error en la comunicación es imputable al emisor. Ésta es una verdad indiscutible, pero a veces quienes evalúan el impacto de un mensaje sobre el receptor sólo consideran como errores potenciales una mala selección de los medios, la deficiente estructuración de los mensajes o el hecho de no tomar en consideración el llamado “marco de referencia” del receptor, es decir, su edad, nivel educativo y socioeconómico, intereses, etc. 

Sin duda todos estos aspectos son fundamentales, pero hay uno que con frecuencia se subestima y es el que más influye en primera instancia para lograr una comunicación efectiva: la credibilidad.

¿De qué sirve que la empresa emita mensajes bien estructurados en medios sofisticados si nadie le cree lo que dice? Construir la credibilidad requiere un esfuerzo permanente, pero se puede perder en cuestión de segundos.

Hable siempre con la verdad, por amarga que ésta sea. Un error en que incurren frecuentemente los comunicadores de empresas es llenar con mensajes color de rosa las piezas de comunicación institucional, aunque la realidad de la empresa se pudiera representar mejor con los colores rojo o negro.

Dé la cara. Establezca medios de comunicación interpersonal que muestren su interés por el diálogo con los distintos públicos. Recuerde que los programas de comunicación no sólo requieren presupuesto económico, sino también que se invierta tiempo y voluntad. No se quede en su torre de marfil.

Sea congruente. Haga lo que dice que va a hacer y diga lo que hizo. No prometa imposibles y no diga que hizo lo que no haya hecho.

No magnifique sus logros, ni subestime lo que la competencia está haciendo. Reconozca méritos propios y ajenos.

Tome en cuenta que plasmar en los medios internos lo que la empresa necesita decirle al personal es tan importante como aquello que el personal necesita saber o quiere saber acerca de la empresa o su trabajo.

Establezca un sistema versátil de comunicación con el personal. Combine los medios adecuados en función de las necesidades de oportunidad o de espectacularidad.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299

Compartir
Artículo anteriorMarketing Latino en Rusia 2018
Artículo siguiente4 grandes ventajas de la diversidad e inclusión laboral
Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM y Maestro en Relaciones Públicas por el CADEC, Es socio fundador y Vicepresidente Ejecutivo en AB Estudio de Comunicación y profesor del Máster en Comunicación Digital que imparten el CADEC y la Universidad de Cantabria. Distinguido como Maestro Emérito. Es autor y coautor de libros sobre relaciones públicas. Fue electo “El Publirrelacionista del Año 2013”, reconocimiento al que convoca la Asociación Mexicana de Profesionales de Relaciones Públicas (PRO-RP)