Seis acciones para no hundirse personal ni profesionalmente cuando se ha perdido el empleo

“Lo único peor a no tener vista es no tener visión”, Helen Keller.

Vamos aplicando creatividad para vivir una desvinculación personal y tener dominio para crecer personal y profesionalmente.

Me han cimbrado y estimulado a escribir sobre este tema dos preguntas – mismas que expresan las personas cuando se le notifica que serán separadas o desvinculadas de las empresas: ¿Y ahora como le explico a mi familia que perdí mi empleo?, y la segunda ¿Y ahora que voy a ser sin trabajo?

Ambas preguntas son motivadas por el desconcierto, el enojo, la incertidumbre y principalmente el miedo que tienen las personas al ser desvinculadas o despedidas.

“Las masas humanas más peligrosas son aquéllas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo… el miedo al cambio”: Octavio Paz

Quedarse sin empleo y la importancia de la confianza

La experiencia en estos procesos nos ha enseñado que los más importante que hay que mantener en una situación de perdida, es la confianza; para lo anterior será muy transcendental tener claro lo siguiente:

  1. Entender que reacciones se tiene al vivir esta experiencia

El impacto emocional de un despido puede ser devastador. La vergüenza, combinada con el enojo y la emoción de sentirse corrido y humillado, se mezclan confusamente. La pérdida de empleo está clasificada como una de las situaciones que generan mayo impacto negativo en las personas, ver cuadro.

Etapas de duelo

  • Primera etapa: Se caracteriza por un estado de crisis y negación del acontecimiento.
  • Etapa dos o etapa central: Es el núcleo del duelo, se distingue por un estado enojo y depresión y es la etapa de mayor duración.
  • Etapa Final: Es el periodo de aceptación y aprendizaje. Comienza cuando el sujeto mira hacia el futuro, es capaz de volver a sentir nuevos deseos y expresarlos.

En este proceso el apoyo de la practica del outplacement o transición laboral es básica; desafortunadamente las empresas mexicanas poco conocen y menos aplican esta mejor práctica de recursos humanos y hoy día acción de distinción de una “Marca empleadora” o conocida con el anglicismo “Branding employer”.

2. Tener claro el motivo del despido

Las personas desvinculadas o despedidas, para poder establecer comunicación con terceras personas (familia, amigos y otros), ante este fuerte acontecimiento, así como para establecer estrategias de búsqueda de nuevo empleo, deberán tener muy claro el motivo de su separación, esto con el propósito de poder expresarlo con claridad en su proceso de búsqueda de nuevos horizontes.

La experiencia nos dice la importancia de encontrar respuesta a tres preguntas clave, mismas a las que hay que respondernos cuando hemos perdido el empleo. Respuestas que nos servirán para: primero dimensionar el momento y segundo para exponer argumentos a nuestra familia, impidiendo que el veneno de la incertidumbre y el miedo devore la confianza familiar y de manera muy importante la confianza personal.

  • ¿Qué pasó en mi organización?
  • ¿Por qué yo he perdido el empleo?
  • ¿Qué haremos ante esta situación?

Acerca de las dos primeras preguntas, podemos decir que cuando hay desvinculación o despido masivo, generalmente es producto de crisis en las economías de los países y/o en las propias organizaciones; ordinariamente se debe entre otras, a las siguientes causas:

Esta situación en las empresas, en la mayoría de los casos, no es suficiente respuesta para algunos individuos; la pregunta que se hacen es ¿Por qué yo?; y surgen muchas razones para no sentirse candidato a la desvinculación; su antigüedad, lealtad, productividad, capacidad, liderazgo, etc.

En estos casos los coaches especializados en el outplacement, brindan un gran apoyo a esta personas en este proceso de duelo y transición; la respuesta las deberá asimilar y expresar con claridad los desvinculados, ya que esta será básica en su proceso de búsqueda de nuevos horizontes y, como ya hemos comentado anteriormente, en su comunicación hacia terceros.

3. Guardar serenidad; un despido no es el fin del mundo

La múltiples experiencias que se han vivido en estos procesos de desvinculación, de procesamiento del duelo y del resultado final, el cual es la manifiesta en la reubicación de las personas.

4. Entender el suceso como tiempo para actualización

Una de las características o beneficios que brinda el coach en outplacement, es el trabajo personalizado para encontrar las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas de los participantes en estos programas; esto permite a interesados concretar en un diagnóstico personal, el cual permite derivar en una estrategia de acciones concretas para encontrar la forma de seguir siendo un candidato atractivo para las organizaciones o en tener éxito en las acciones profesionales de tipo personal que pudiera emprender.

5. Hay que considerar que podría ser tiempo oportuno de un nuevo empleo

Es importante señalar que las personas pierden un empleo, no su capacidad de trabajo. El coach en outplacement está preparado para desdramatizar el momento que vive la persona, puede trabajar en forma responsable la emoción de la situación, analizará la situación profesional y establecerá una estrategia que incluye sesiones prácticas de formación para:

  • Enseñar a hacer un currículum, cómo presentarlo
  • Cómo lanzarse al mercado laboral
  • Cómo construir y utilizar de manera productiva una red de contactos
  • Cómo conducirse una entrevista de trabajo

Son elementos que forman parte del proceso y de las herramientas que, por lo general, se utilizan en un programa de estas características.

El principal enemigo

En nuestra experiencia en el outplacement, en varias ocasiones, encontramos participantes en estos programas que buscan un nuevo proyecto profesional, y más allá de encontrar dificultades en el mercado laboral o problemas a consecuencia de su edad madura o inmadura, enfrentan como principal enemigo sus paradigmas que son autolimitantes para encontrar trabajo o una nueva forma de empleo; hay expresiones tales como: “Mi sector está muy mal”, “aquí sólo se despide, ya no se contrata”, “a mí, con mi edad, ya no me llamará nadie”, “sin experiencia nadie me contratará”, entre otras muchas frases, son sólo algunas de las lamentaciones que se escuchan.

Identificar, la meta

Un coach de transición laboral siempre ayudará a identificar:

  • Lo que nos gustaría hacer, ideas en las nubes, ideas prácticas, cómo romper paradigmas o falacias que existen en el mercado laboral.
  • Nuevas formas de trabajar; siempre será una apoyo para orientar e identificar opciones tales como:
    • Consultorías
    • Asesorías
    • Consejerías
    • Trabajos desde el hogar
    • Trabajos de tiempo parcial o temporal
    • Otros

El consultor en outplacement es contratado para ejercer esta práctica de las empresas socialmente responsables; se trata de un asistencia, para orientar e impulsar a un grupo de personas o una persona en particular, que por diversas razones han sido desvinculadas, para encontrarse a sí mismo y lograr un nuevo trabajo o una forma alterna de emplearse.

El reto siempre será no perder la confianza personal y tener argumentos creíbles y sólidos para explicarte, en primer lugar, a ti mismo las razones de tu nueva etapa, y en segundo lugar dejar ver a tu circulo personal y posibles empleadores, que te has quedado desempleado y que representas una buena candidatura.

Y estar convencido que un despido nunca será el fin del mundo, el empleo será siempre circunstancial, y que tu capacidad de trabajo permanece mientras tú confíes en ti mismo.