Luego de que en días recientes se rumorara en redes sociales sobre un posible cambio en el semáforo epidemiológico en la Ciudad de México, para pasar de naranja a verde, esta mañana la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció que no hay movimiento al respecto; incluso se ha pospuesto la apertura de centros comerciales y tiendas departamentales.

En conferencia virtual, la mandataria afirmó que “la ciudad sigue en semáforo naranja para la próxima semana y hemos pospuesto la apertura de centros comerciales y tiendas departamentales para el próximo miércoles, estaba planteado que era para el lunes”, al tiempo que indicó que en estos momentos, la capital del país está más cerca del semáforo rojo que del amarillo o verde.

De lunes a miércoles y veremos

Además de posponer la apertura de los cierres comerciales y tiendas departamentales, se informó que ante una asistencia no controlada en el Centro Histórico de la capital, los comercio que se encuentran en eta zona deberán cerrar el fin de semana.

Estas decisiones se han tomado cuando, según el último reporte de la Secretaría de Salud, la capital del país encabeza la lista de las entidades con más casos de coronavirus, junto con Estado de México y Tabasco, al sumar 6 mil 750 muertos y 49 mil 573 casos acumulados.  

Con esto en mente, y en espera de mejorar las condiciones de la ocupación hospitalaria, se apuesta por una reapertura económica escalonada.

La semana pasada, cuando se informó que la CDMX entraría al semáforo naranja se reanudaron actividades como el comercio al menudeo y los negocios del Centro Histórico, así como hoteles y restaurantes, tianguis y mercados.

A partir de hoy se abrirían ls estéticas con previa cita, mientras que para el lunes siguiente se tenía previsto la apertura de los centros comerciales y las tiendas departamentales.

No obstante, este último se ha recorrido hasta el miércoles 8 de julio ante la necesidad de revisar nuevamente con las cámaras y asociaciones del sector retail, las medidas y condicione para que estos centros de venta regresen a operar evitando un desbordamiento.

Es importante mencionar que las actividades que continúan restringidas son: Eventos religiosos , teatros y cines, gimnasios, cantinas y bares.

El golpe para las marcas

Con esto en mente, Claudia Sheinbaum aseguró que trabajarán con la cámaras y asociaciones para implementar medidas más restrictivas que no afecten más la ya restringida operación de centros comerciales y tiendas departamentales, al tiempo que adelantó que hablar nuevas condiciones que se anunciarán a más tardar en la conferencia del martes.

Para los centros comerciales y tiendas departamentales esto significa más días de pérdidas, que se suman poco más de tres meses de cierre en donde se ha desmoronado el negocio en millones de pesos.

Una comparativa con lo sucedido hace poco más de una década da luz sobre las pérdidas estimadas gracias a la reciente pandemia.

Cuando el brote de Influenza H1N1 paralizó la actividad comercial por un lapso de entre 10 y 20 días, la Secretaría de Salud informaba que el cierre temporal de cines, centros comerciales, restaurantes y cadenas de retail, habría generado pérdidas económicas por 40 mil millones de pesos.

Ahora, tan sólo para el sector minoristas las cifras son exponencialmente mayores. Cuando menos así lo expone un reciente reporte de GlobalData, el cual revela que el gasto global en la industria minorista caiga un 3 por ciento durante 2020, equivalente a aproximadamente 549 mil millones de dólares.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299