Se nos hunde el barco

Por Brigitte Seumenicht
Twitter: @seumenicht

La falta de compromiso, integración, trabajo en equipo, comunicación, ética son algunos de las características que tristemente son cada vez más comunes en el ambiente laboral de las empresas.

“La gente no se sube al barco” escucho con frecuencia. “No logramos integrar al equipo” “No hay comunicación” “Tenemos poca gente comprometida” “Nadie sabe para donde vamos”

Esto en la mayoría de los casos ocasiona también que los empleados no están contentos en su lugar de trabajo, las quejas son constantes, la apatía va en ascenso y el clima de tensión, agresividad y competencia se hace presente minuto tras minuto.

Muchos de estos problemas tienen un trasfondo profundo en ocasiones originado por un liderazgo mal encausado, una visión poco clara, falta de planeación en la estrategia, poca claridad en el modelo y la gestión del negocio, en fin, la lista podría ser interminable y no pretendo ampliar el tema en esta vertiente.

Sin embargo, sería sano propiciar dentro de las empresas sesiones de generación de ideas y creatividad, en donde todos los empleados de la empresa pudieran participar y de esta forma obtener algunas ideas (a veces son cambios pequeños) que hicieran menos dura la problemática del clima laboral.

En todo proceso creativo uno de los principios fundamentales es ir por la cantidad de ideas, y no por la calidad de las mismas. Usar el pensamiento divergente implica pensar en numerosas alternativas, pensar en lo imposible, lo chusco, lo simpático, lo irreal. Una vez que estás ideas están en la mesa se deben de categorizar y evaluar para ver la posible implementación, (pensamiento convergente).

Podríamos iniciar la sesión con las preguntas: ¿Cómo podemos hacer de este lugar un sitio mejor para trabajar? ¿Qué podemos hacer para que la gente se sienta feliz de estar aquí? ¿Qué actividades podemos propiciar para que la gente se integre mejor?

Es indispensable que en la sesión participen empleados de diferentes áreas, de diferentes puestos jerárquicos, de distintas edades, géneros, etc. Es sorprendente ver como aquellas personas que no incluimos con frecuencia (personal de intendencia, recepcionistas, repartidores, etc.) tienen mucho que decir y sus aportaciones generalmente son muy valiosas.

Algunas de las ideas que podrían surgir de esta sesión:

  1. Switch de roles: Establecer un día al mes en donde un empleado pueda acompañar a otro para entender y conocer sus funciones y responsabilidades. Muchos de los problemas surgen de la falta de entendimiento y empatía hacía los demás. Esto ayudará a “ponernos en los zapatos del otro” y entender como vive su día a día laboral.

  2. Labor social: Fomentar la integración de los empleados a través de una labor social. Aparte de divertido puede ser una buena manera de encaminar esfuerzos para una buena causa. Seguramente muchos descubrirán un lado humano “oculto” en otros.

  3. Día Internacional: Es muy frecuente que en agencias de publicidad y de marketing exista una amplia gama de nacionalidades. Si es así, se puede implementar un día en donde cada nacionalidad se haga presente a través de comida típica, vestimenta, productos, música y sana convivencia.

  4. Ludoteca + Niños: Algunas empresas ya cuentan con su propia Ludoteca. Lo cuál sin duda es maravilloso para propiciar la imaginación, la inspiración y la creatividad. Lo interesante es que otras aprovechan la Ludoteca para invitar una vez al mes a los hijos de los empleados. Durante una hora los niños pueden jugar en la Ludoteca y conocer el lugar de trabajo de su papá o mamá. Sin duda una experiencia muy linda tanto para los pequeños como para los grandes.

Ninguna de las ideas aquí mostradas aplican para todas las compañías, pero muchas compañías podrían empezar a apostarle a algunas de ellas ó por qué no generar las suyas propias.

Hay una frase de Mark Twain que dice “Y así va el mundo. Hay veces en que deseo sinceramente que Noé y su comitiva hubiesen perdido el barco”, yo digo que podemos contribuir en nuestra vida laboral a no perder ó hundir el barco, son muchas horas las que pasamos ahí como para no disfrutarlo, como para no actuar en pro de un mejor ambiente, como para echarse a perder el día y la vida enojados con otros, dejemos de buscarle el “pero” a las cosas y con brújula en mano busquemos mejor el “como” cambiar.

Besos Azules

loading...