Es interesante ver que a mitad de año han comenzado las proyecciones de lo que ocurrirá en diciembre en cuanto a gasto, consumo y desempeño de las marcas.

Apple Watch, por ejemplo, es un producto que se vería impactado por el aumento en las tarifas arancelarias a productos provenientes de China, además de un impuesto general a todas las importaciones provenientes de este país.

Un reporte proyectado por Reuters advierte que gadgets como el Apple Watch sufrirán un aumento en su precio debido a estas medidas, pues está clasificado como “data transmission machines”, por lo que no se encuentra protegido del aumento, tal como ocurre con los smartphones.

Ante este escenario es obligado pensar en la temporada navideña y el desempeño que tendrá un producto tan popular como el Apple Watch.

Para entender el impacto que un alto precio podría tener en este dispositivo, recordemos cuando en 2016, el sitio Cult of Mac reportó que el Apple Watch Series 2 se había agotado en puntos de venta previo al día de Navidad.

Otra proyección de CCS Insight había estimado que al terminar 2018, los smarwatch y smart bands dominarían las ventas del mercado wearable, sin embargo, la decisión de Trump y su impacto en el Apple Watch replanteará las expectativas de mercado.

Los contextos sociales son determinantes para marcas el desempeño de las marcas, ya sea que esto afecte sus precios, competencia o actividades como la relación con el consumidor.

Venezuela es un gran ejemplo, aunque lamentable por la condición que enfrentan sus habitantes. Este país ha visto a marcas como Kellogg’s junto con General Motors, anunciar su salida del país bajo el argumento de que no existían condiciones sociales y económicas, para continuar con operaciones en el país.

Comprar en navidad
Hay una serie de datos que nos ayudan a entender la temporada navideña desde la perspectiva de consumo.

Las prioridades de gasto dentro de México durante la temporada navideña se concentran en la cena de navidad y año nuevo (67 por ciento), un 60 por ciento opta por ropa y un 56 por ciento dirige su gasto a los árboles de navidad.

Estimados de Gallup advierten que dentro de mercados como el de Estados Unidos, la mayoría de los consumidores (65 por ciento) dijo planear gastar el mismo presupuesto que en temporadas pasadas y apenas un 20 por ciento dijo que reduciría dicho gasto.