¿Sabías que el legendario Vocho tenía una cama para niños?

Se cumplen 81 años del lanzamiento al mercado del modelo Sedán de Volkswagen, el legendario escarabajo -que en México fue bautizado como Vocho- que por décadas representó una alternativa de movilidad de bajo costo para miles de familias alrededor del mundo.

Fue precisamente en México donde se fabricó el último de estos automóviles en 2003, pero su emblemática figura y demás características no se borran fácilmente de la mente de sus consumidores y aún de quienes sólo lo vieron circular por las calles y carreteras.

Recientemente, un usuario de Twitter pidió en la cuenta oficial de Volkswagen en México información sobre una vieja fotografía -quizás de un folleto, o acaso de un anuncio publicitario del vehículo en una revista o periódico que por la vestimenta de quienes aparecen ahí se intuye que es de la década de 1960-.

En la imagen se aprecia que el asiento trasero del Vocho se abatía para permitir que los niños pudieran recostarse y el usuario de Twitter inquirió sobre ello.

La marca le respondió al usuario de la siguiente manera: “¡Vochito siempre se adapta ante cualquier situación, Diego!”

Se trata de una atinada acción por parte de las redes sociales de la marca automotriz en pro de generar una conversación interesante a través de la web, lo que permite una mejor relación entre consumidores y la marca.

Pero observar este tipo de elementos publicitarios permite además tomar conciencia acerca del desarrollo que el diseño industrial y la ingeniería automotriz han mostrado con los años.

Y es que hoy resultaría impensable ver una publicidad de esta naturaleza, en la que se hacen evidentes las deficientes medidas de seguridad que estos vehículos presentaban -los cuales, entre otras causas, generaron su desaparición-.