Rífate un avión Dreamliner: No tenemos un presidente, tenemos un comunicador

Hoy pensaba escribir esta columna sobre comunicación estratégica en el 2020. Pero nuevamente el mayor generador de contenido en México -Andresmanuelovich- me quitó las palabra de la boca y de la hoja en banco. Y llegué a la conclusión de que no tenemos un presidente constitucional, tenemos a un genio de la comunicación política. Y un hombre medio. Ojo, más allá si votaste por él o no. Todos los días genera contenido relevante -orgánico- sin que le cueste un solo peso y es dueño del contenido de millones de feeds -información y conversaciones digitales a la mano del celular-. Hoy en su mañanera habló del avión que en otros periodos presidenciales se compró para transportar a las huestes de los expresidentes. Un avión que cuesta más de 130 millones de dólares. Andrés Manuel no quiere usarlo como un símbolo de cortar con la corrupción y las formas de sus antecesores. No importa lo que cueste mantener este símbolo, lo seguirá pagando.

Como diría Jack el Destripador, vamos por partes. Analicemos lo que pasó hoy, que aparentemente es muy insignificante pero en comunicación política, lógica y estrategia es muy interesante analizar para aplicar en nuestro campo. Por la mañana en su programa matutino “Las Mañaneras” sacó la aparentemente puntada de que como no se pudo vender lo que antes era el avión presidencial en California, ahora lanzará varios esquemas de comercialización para ese signo anterior de prepotencia y corrupción. Uno un comprador en efectivo que pague 130 millones de dólares en efectivo, otro esquema son 12 co-dueños que compartan al avión en copropiedad para generar un negocio aéreo. La opción tres es un  esquema que aparentemente es una puntada ocurrente: Lo rifará. Sí, se hará una rifa por medio de la Lotería Nacional con la expedición de 6 millones de boletos con un valor de 500 pesos -Más o menos 25 dólares-, con esto se recaudará cerca del valor total del avión y al suertudo ganador se le dará un mantenimiento gratis por dos años. Esto parece una locura pero tiene un sentido de comunicación política estrategia y genial.

A qué me refiero. No hay ninguna locura, al contrario, hay mucha cordura en comunicación política. Desde haca más de un año, Andresmanuelovich es el dueño del contenido en México. Hoy tejió otra gran historia. Todo el contenido y conversaciones, todo el día, sin importar el segmento estamos hablando de él o de lo temas que pone en su agenda de comunicación. Hoy, hay mil y un memes que dibujan en el imaginario colectivo qué pasaría si cualquiera de nosotros comprara uno de esos 6 millones de boletos y se ganara el premio mayor. Que si llegaríamos en avión a la oficina, que si lo convertiríamos en un avión fiesta, ¿Tú qué harías si compras el boleto y te sacas el premio mayor? Lo importante no es eso, lo trascendental es que ante una sequía de contenido relevante, nuestro presidente mexicano cambia la conversación y crea su propio Storytelling. Del que hablamos y hablaremos todos los días y será el contenido reinante durante 2020. Y si el camino de la rifa se da, este presidente creará un magno evento offline que generará contenido por años, en México y el mundo. Si esa rifa se da, será recordada como un suceso histórico al nivel cuando el presidente Cardenas, en 1938 expropió la industria petrolera y mucho mexicanos cooperaron con dinero o sus bienes para pagar a los compañías extranjeras que eran dueñas del la tecnología petrolera.

¿Cual es la lección a todo esto y el aprendizaje? Muchas. Que Andrés Manuel es es el dueño de todo el contenido offline y online de los mexicanos y que esa es su estrategia para gobernar y para mantener el poder. Porque la comunicación es poder. Y lo que no se comunica no está vivo. Hoy , los líderes mundiales, más que presidentes, deben de ser comunicadores y adueñarse del contenido en la vida digital de los que los votan. Así es la fórmula. Domina el contenido, cuenta las historias y tendrás y mantendrás el poder. El contenido es poder. La comunicación es una forma de gobernar para influir políticas públicas. Y para también adueñarse del corazón de los clientes.

Quienes se queden este año en la polarización y en solo eso, no evolucionarán y no podrán hacer negocio con el mercado. Sólo se desgastarán gratis. Porque el marcado ya cambió y eso no tiene que ver en nada con las ideologías, ni las posturas políticas, ni por quién votaste, ni si te cae bien o mal el que es tu presiente. Tiene que ver con la sensibilidad, la adaptación, la evolución y el pragmatismo. Con el futuro. Con seguir viviendo.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.



Compartir
Artículo anteriorLas tendencias clave de e-commerce para 2020 – Parte 2
Artículo siguiente¿Qué tan taquilleras son las nominadas al Oscar?
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam