Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Riesgos del “Doctor Internet” y el autodiagnóstico en Google y TikTok

Cuando las personas experimentan malestares inusuales consultan a Google; igualmente, los más jóvenes están siguiendo soluciones milagrosas de TikTok, los síntomas son “sanados” con autodiagnóstico que en la mayoría de los casos termina en automedicación.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • Desde la llegada del internet especialistas aseguran que el autodiagnóstico en buscadores como Google aumentó.

  • La emergencia sanitaria hizo visible y fue un detonante que agudizó las búsquedas de síntomas en línea.

  • Los buscadores no son los únicos espacios donde los usuarios se informan, las redes sociales también están tomando partido.

 

El internet se convirtió en una gran herramienta para resolver dudas en cuestión de segundos arrojando millones de resultados, tanto buscadores como redes sociales se llenan de contenido que puede ser certero o no. La situación se vuelve complicada cuando se trata de asuntos médicos, y en un contexto de crisis sanitaria, el panorama empeora, de acuerdo con un estudio de Eurostat, las personas cuando experimentan malestares inusuales en sus cuerpos consultan a Google; asimismo, los más jóvenes están siguiendo los consejos de TikTok, los síntomas son “sanados” con autodiagnóstico que puede terminar en automedicación o en otros casos en consultas médicas.

Si bien, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se han convertido en un instrumento que puede ayudar a la medicina a mantener informada a la población sobre nuevos hallazgos y para la misma comunidad médica de compartir información, se puede transformar en un riesgo para la sociedad cuando la desinformación y la falta de educación imperan.

De acuerdo con el Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), en el 2011, el 38 por ciento de los ciudadanos de la Unión Europea utilizaron internet para conseguir información relacionada con la salud.

Un reciente estudio de Eurostat indica que los ciudadanos de Finlandia de entre 16 y 74 años  pasaron del 58 por ciento en 2011 de búsquedas con información relacionada a la salud a 80 por ciento en 2021; Dinamarca paso de 54 por ciento a 75 por ciento; España de 38 por ciento a 69 por ciento; Irlanda de 40 por ciento a 66 por ciento; Grecia de 30 por ciento a 59 por ciento; Francia de 36 por ciento a 56 por ciento; Italia de 27 por ciento a 53 por ciento; Alemania de 45 por ciento a 54 por ciento y Bulgaria de 24 por ciento a 36 por ciento.

La mayoría de los países de la Unión Europea consultaron Google para informarse sobre la salud, eso nos habla de una población de primer mundo que se encuentra expuesta a la sobre información y desinformación. Al aumento de los porcentajes es necesario agregar que con la Covid-19, el internet fue un gran apoyo para conocer el avance de la enfermedad y conocer información institucional sobre el tratamiento y precauciones para evitar el contagio.

En México, la situación de las búsquedas en internet no es diferente, el 94 por ciento de los especialistas consideró que con la llegada del internet los pacientes se medican más. El informe titulado “La automedicaron en México 2019” realizado por Doctoralia dice que el 86 por ciento de los mexicanos toman medicamentos sin receta médica y el 95 por ciento es consciente de que hacerlo lleva daños a la salud.

No obstante, la automedicaron se volvió un problema muy grave que afecta a la población de diversas maneras, “como la disminución de la efectividad de los antibióticos, a partir de la generación de cepas de bacterias resistentes, la aparición de efectos secundarios de fármacos que no están indicados para la enfermedad o, incluso, el daño directo por el consumo de productos que no son nocivos para la salud”, señala Tejeda y Medina en el artículo académico “La automedicación promovida por medios de comunicación, un peligro con consecuencias en tiempos de crisis de salud pública por la Covid-19”.

De acuerdo con el Dr. Xavier Aguirre Osete de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (Frasog) existen tipos de enfermos que buscan autodiagnóstico: el hipocondríaco, el curioso, el tímido, el ahorrador, el desesperado y el peligroso.

A partir de la pandemia, los especialistas en medicina ubicaron un nuevo ente clínico nombrado como cibercondría que se refiere a la experimentación de ansiedad después de la búsqueda de información médica y en la búsqueda de información en repetidas ocasiones desarrollan desconfianza hacia el medico y son más propensos a automedicarse.

Todos los tipos de pacientes que interpretan la información en internet de acuerdo a sus necesidades perjudican al gremio médico en lo profesional, en lo social y hasta en lo legal; asimismo, puede exponer y perjudicar a los pacientes y al avance de la enfermedad.

“La automedicaron y la autoprescripción son acciones de los pacientes; la primera como elemento del autocuidado que involucra medicamentos de venta libre y la segunda como una violacion a la ley de salud, pues comprende medicamentos que solo pueden expenderse con receta”, dice el artículo académico “Automedicación y Autoprescipción” en la Gaceta médica de México. 

 

Las redes sociales no se quedan fuera; TikTok sigue el autodiagnóstico en Google

En redes sociales como TikTok e Instagram corren publicaciones que tratan de determinar la existencia de una enfermedad y fomentan diagnósticos que no son correctos. A raíz de la crisis sanitaria, el interés por las enfermedades mentales como trastornos de identidad, Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), Trastorno de Deficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), autismo y depresión comenzaron ganar millones de visitas.

Por ejemplo, los videos más populares de TOC en TikTok tienen un aproximado de 432.1 mil me gusta y 448.3 mil; los videos más populares de TDAH tienen 726.6 mil me gusta hasta 1.4 millones y los de depresión 924.2 mil, 801.9 mil hasta 3 millones.

No obstante, una investigación publicada en la revista Canadian Journal of Psychiatry que analiza 100 videos populares de TikTok reveló que 52 por ciento de los videos sobre el tema son engañosos.

Ante la producción de contenido, los creadores no son los únicos que fomentan el autodiagnóstico, sino que también las marcas pueden explotar a usuarios vulnerables. La publicidad médica ha tenido grandes problemas con su regulación y los riesgos se exponen con el uso que se le está dando actualmente, ya sea por los contenidos creados por influencers o por los algoritmos que se alimentan del contenido una vez conquistado el terreno en la mente de los usuarios.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores