x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

RFID: una realidad en el Retail

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La primera vez que escuché hablar de la tecnología RFID (Radio Frequency Identification) dentro del mundo del autoservicio fue en 2004, cuando una de las cadenas comerciales más grandes del mundo llamada Metro Group, lanzó una iniciativa de colaboración en la cadena de suministro llamada “The Future Store Initiative”.

Por Alberto Carreón Herrera
Twiter: @beit_ach

La primera vez que escuché hablar de la tecnología RFID (Radio Frequency Identification) dentro del mundo del autoservicio fue en 2004, cuando una de las cadenas comerciales más grandes del mundo llamada Metro Group, lanzó una iniciativa de colaboración en la cadena de suministro llamada “The Future Store Initiative”. Esta empresa presentó un video con los beneficios directos al consumidor en el punto de venta, obtenidos a raíz del uso de la tecnología, tales como:

  • Carrito inteligente. Consiste en una pantalla que identifica al consumidor y lo ayuda a través de su recorrido en el punto de venta a realizar la compra planeada, de acuerdo al histórico, así como a impulsar promociones atractivas de acuerdo a su perfil.
  • Etiquetas electrónicas para cambio automático de precio. Tecnología que sustituye las etiquetas de papel con el precio de los productos, que anteriormente se colocaban de manera manual en el anaquel. Con la etiqueta electrónica, se vuelve eficiente este proceso al grado de estar a un solo clic para cambiar el precio de un SKU en todas las tiendas de la cadena de autoservicio.
  • Charolas inteligentes. La tecnología permite contar con charolas que automáticamente manden una notificación a la gente de piso de venta para anunciar que el producto en anaquel está a punto de acabarse, con lo que se logra eliminar el “fuera de stock” que podría existir de manera momentánea cuando el personal no se ha dado cuenta que ya no hay producto en la charola.
  • Self checkout. Las cadenas de autoservicio pueden contar con máquinas de checkout automáticas, en las que el shopper llegue y él mismo pase los productos por un lector, éste los contabilice y emita la cuenta en automático. Similar a cuando hoy en día pagamos los estacionamientos automatizados.
  • RFID. De igual forma que en el checkout automático, la tecnología RFID se puede usar para que el consumidor no tenga que pasar cada producto por un lector, sino que a través de una etiqueta electrónica con un chip que tendría cada producto, éstos sean leídos por una campana, la cual de manera automática emitiría la cuenta total, sin la necesidad de sacar los productos del carrito, efectuando el pago también de manera automática a través de tarjeta de crédito o débito. La etiqueta electrónica sería diminuta y contendría un chip con información del producto:

RFID una realidad en el Retail

La tecnología RFID no solamente tiene beneficios tangibles en el piso de venta dirigidos hacia el consumidor, sino que los mayores beneficios para fabricantes y cadenas comerciales, existen a lo largo de la cadena de valor, desde que el producto es fabricado, hasta que se entrega en el punto de venta y se acomoda en el anaquel, como se puede apreciar en el siguiente video:

Pero ¿en qué consiste esta tecnología? RFID es una tecnología de identificación vía remota e inalámbrica en la cual un dispositivo de lectura conectado a una computadora se comunica a través de una antena con un “transponder” (pudiendo ser una etiqueta con un chip) mediante ondas de radio. Por supuesto que RFID no es algo nuevo, ya que desde hace más de 60 años se ha usado para múltiples aplicaciones como controles de acceso, tarjetas electrónicas para el transporte o casetas en las carreteras. Sin embargo, en los últimos años, esta tecnología ha sido aplicada a la cadena de suministro como parte de las iniciativas de mejora entre fabricantes y cadenas comerciales para beneficiar al consumidor y de manera paralela, hacer más eficiente la operación, reduciendo los costos asociados a ello.

Uno de los beneficios más importantes es el tracking de los productos a lo largo de la cadena de valor, ya que con ello se puede saber exactamente dónde está cada producto y en qué momento fue adquirido, lo cual, a nivel estadístico ayudará a entender el comportamiento de las diferentes categorías, no solo en el punto de venta, sino desde que el producto fue fabricado y sale de la línea de producción, hasta que éste se encuentra en poder del consumidor.

Ejemplo de que cada día más y más empresas usan esta tecnología es la cadena Saks Fifth Avenue, la cual fue premiada en el mes de septiembre en los “Store Operations Superstar Awards 2013”, en la categoría Inventory Management, por implementar la tecnología RFID para mejorar la visibilidad de inventario y la comercialización en el departamento de calzado, a través de una alianza con la empresa Tyco Integrated Fire & Security.

Más notas relacionadas:
Los 10 grandes del Retail en el mundo
ECR: Iniciativa de Walmart y P&G que guarda vigencia
3 divertidas prácticas para estimular la creatividad usando nuestras manos

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados