El sector retail fue uno de los sectores más afectados en medio de la emergencia sanitaria.

El cierre obligado de tiendas y centros comerciales así como las restricciones en términos de movilidad pusieron a prueba la fortaleza de esta industria.

 Los números a la baja del sector

La empresa inmobiliaria Cushman & Wakefield estimó el año pasado, antes de la pandemia, que hasta 12 mil grandes cadenas de tiendas podrían cerrar en 2020.

En lo que concierne a esta nueva crisis sanitaria, se espera que el impacto del coronavirus será mayúsculo para el sector retail. Cuando menos así lo expone un reciente reporte de GlobalData, el cual revela que el gasto global en la industria minorista caiga un 3 por ciento durante 2020, equivalente a aproximadamente 549 mil millones de dólares.

En ese sentido, vale la pena citar datos del US Census Bureau, los cuales advierten que la categoría con la caída más fuerte en ventas ha sido la de ropa y accesorios, con una contracción de ventas de 78.8 por ciento; seguida de electrónicos, que ha tenido una contracción en ventas de 60 por ciento; mientras que la categoría de muebles y accesorios para el hogar ha visto una contracción de 58 por ciento.

Retail reabre con condiciones

En medio del proceso de reapertura en muchos mercados, la industria minorista se verá obligada a replantearse en donde uno de los aspectos decisivos estará en reforzar la confianza del shopper.

La seguridad y la salud se traducirán en nuevos drives en la decisión de compra con lo que las marcas deberán de cuidar estos aspectos al máximo, considerando que la definición de atención al cliente cambiará.

Como menciona Omar Alejandro Aquino Bolaños, sales director para Latinoamérica de Mi, “la definición de servicio de calidad no será necesariamente estanterías bien surtidas, rutas de compras cuidadosamente orquestadas o exhibiciones cautivadoras, sino más bien la disponibilidad del servicio en línea y el cumplimiento constante de los artículos pedidos específicamente a tiempo”.

El rol de las nuevas tecnologías

Por tanto, la digitalización del sector retail no es más una opción, es una necesidad que tendría que trascender a la simple existencia de una tienda en línea.

Anabell Trejo, CEO y cofundadora de Getin.

“Las marcas en el retail deberán estar en constante innovación, buscando que su factor de diferenciación esté centrado en la satisfacción y experiencia del cliente. Una de las tendencias obligatorias es la implementación de tecnología en el punto de venta, como la medición y el uso de datos para generar decisiones automatizadas”, destacó Anabell Trejo, CEO y cofundadora de Getin.

Apostar a la digitalización en busca de la confianza de los shoppers será especialmente necesario. La demanda de nuevos perfiles dentro del sector retail será una constante.

Como afirma Miguel Degetau, consultor de Miebach Consulting México, “la confianza debe sustituir a la incertidumbre a través de especialistas con conocimientos específicos que abran un abanico de alternativas que proporcionen a su vez planes de acción congruentes con las circunstancias del hoy”.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299