Renunció el presidente de Bayer, arquitecto de la (¿desastrosa?) compra de Monsanto

El alemán Werner Wenning adelanta su paso al costado del liderazgo de Bayer. El ejecutivo fue CEO entre 2002 y 2010. Desde el directorio, fue uno de los artífices de la adquisición de Monsanto.

  • Se va el presidente de Bayer que desde el directorio fue clave en la compra de Monsanto

  • La empresa alemana soporta miles de juicios por la marca Roundup, el pesticida supuestamente cancerígeno

  • Algunos analistas creen que Bayer debería dividir la empresa y separar a Monsanto del negocio central

Bayer AG, en medio de una batalla legal sin fin por culpa del herbicida Roundup, dijo que su presidente Werner Wenning renunciará antes de lo previsto y que será reemplazado por un ex ejecutivo de PriceWaterHouseCoopers que se unió al directorio de la compañía alemana en 2018.

Bayer dijo que Norbert Winkeljohann sucederá a Wenning después de la reunión anual de la compañía el 28 de abril.

La renuncia de Wenning está relacionada con los problemas que le provocó a la compañía el polémico herbicida Roundup, del grupo estadounidense Monsanto, que llevó a la empresa a verse involucrada en miles de litigios en los Estados Unidos porque podría ser la causa de haber provocado cáncer en miles de personas.

Wenning fue uno de los artífices de la adquisición de Monsanto por US$ 63.000 millones por parte de Bayer, que dejó a la empresa alemana luchando con enormes costos por demandas judiciales.

Las acciones de Bayer valen un cuarto de lo que valían en agosto de 2018, cuando la empresa perdió el primer juicio en el país de Donald Trump.

“Hemos progresado en gestionar los asuntos legales de la empresa en los Estados Unidos, por eso ahora es un buen momento para pasarle la posta a mi sucesor”, declaró el propio Wenning, de 73 años, en un comunicado. Su mandato como presidente no ejecutivo del directorio de Bayer habría expirado en 2022.

Entre octubre de 2018 y el mismo mes de 2019, el número de demandas a Bayer por culpa de Monsanto llegó a 42.700. En ese momento, los analistas calcularon que todo el problema podría costarle unos US$ 12.000 millones.

El fallo inicial se produjo en agosto de 2018, cuando un juzgado de California ordenó a Bayer a pagar casi US$ 300 millones en concepto de daños a favor de un granjero en uno de los juicios por el Roundup. La pena, luego, se redujo a US$ 78 millones.

Luego hubo dos fallos más.

En los tres, Bayer apeló. Sin embargo, no pudo frenar los temores de los inversionistas, que critican por cómo se manejó el asunto y, especialmente, por subestimar el riesgo de comprar Monsanto.

Imagen de Bigstock

Bayer defiende la compra diciendo que ahora lidera más de un cuarto del mercado mundial de semillas y pesticidas.

Cuando Wenning fue CEO, Bayer hizo grandes adquisiciones, como la del negocio de drogas sin recetas de Roche por US$ 3.200 millones; y la de su rival alemana de cuidados de la salud Shering por más de 17.000 millones de euros.

Razones

La compra de Monsanto se decidió luego de que Dow y DuPont anunciaran una fusión en el negocio de los agroquímicos. Algo similar había ocurrido con ChemChina y la suiza Syngenta.

Esto empujó a Bayer, que necesitaba hacer algo para mantenerse competitiva: y apuntó a Monsanto. Para algunos analistas, fue un gran error.

Hay un grupo de especialistas que cree que es hora de considerar cambios estructurales dramáticos, como dividir las empresas:

  • por un lado, una dedicada a la industria farmacéutica (el tradicional negocio de Bayer)
  • y, por otro, la industria agrícola (lo que sería la ex Monsanto).

Esto buscaría evitar “ensuciar” la marca Bayer con la polémica Monsanto.

Roundup, el herbicida de la polémica.

Sigue a @PabloPetovel

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299