Renovación de pilotos en la F1 y los patrocinadores deben estar como locos

La F1 registra actualmente un movimiento elevado de los pilotos, algo que no había sucedido durante los últimos dos años, por lo que los patrocinadores trabajarán a contrarreloj para ajustar sus campañas de publicidad

Imagen de Twitter @F1Tornello

A falta de seis grandes premios en los que se consumará el campeonato para Lewis Hamilton (Mercedes), o Sebastian Vettel (Ferrari) logre romper la hegemonía de Mercedes en los últimos cuatro años; los cambios en la parrilla tanto en disposiciones de aerodinámica así como en los pilotos es un tema que no cesa en la Fórmula 1.

Desde aquella sorpresiva salida de Daniel Ricciardo de Red Bull para pasar a Renault; y que a su vez, el asiento disponible en la escudería suiza será ocupado por Pierre Gasly; el movimiento de pilotos parece una cosa de locos, en la que los patrocinadores miran con atención de cara a la temporada 2019 del “gran circo”.

Este martes Sauber F1 Team anunció como compañero de Kimi Raikkonen al italiano Antonio Giovinazzi, con lo que el sueco Marcus Ericsson queda a la deriva, a su vez su todavía coequipero, el monegasco Charles Leclerc estará al lado de Vettel en la siguiente temporada vistiendo los colores del cavallino rampante.

Todavía a la espera de lo que pase con Esteban Ocon (Racing Point Force India F1), con Lance Stroll, quien podría llegar a ser compañero de Sergio “Checo” Pérez; al coequipero de Carlos Saínz en McLaren y lo que representará la salida de uno de los pilotos con mayor carisma como lo es Fernando Alonso, los patrocinadores asociados con las escuderías y con los pilotos trabajarán contra reloj para realizar sus ajustes a las campañas, spots e imágenes.

De tal modo que los próximos grandes premios (Rusia, Japón, Estados Unidos, México, Brasil y Abu Dabi) no sólo definirán al campeón de la categoría reina del automovilismo, sino que también se disputarán las plazas que todavía quedan disponibles.

Es por ello que los contratos de la F1 son de corta duración, porque los pilotos tienen que demostrar carrera a carrera el por qué de su contratación; más en la actualidad, donde la competencia se ha hecho tan notoria, que no basta con ser rápido, sino ser capaz de conectar con el público y con los patrocinadores.