• Para 2015, se estimaba que los cristianos tenían alrededor de dos mil 300 millones de creyentes en el mundo

  • Un 16 por ciento de la población del mundo dice no estar afiliada a ningún tipo de religión 

  • Según Barna Group, más de la mitad de la población cristiana lee la Biblia en smartphones e internet

La religión es un tema complicado. De acuerdo con Pew Research Center, ocho de cada 10 personas en el mundo se identifican con algún culto, creencia o fe. Es decir que la gran mayoría de la población, estén afiliados a una organización o solo tengan cierto nivel de espiritualidad, creen en un poder superior. Entre todas estas corrientes la más numerosa es el cristianismo, que para 2017 abarcaba ya más del 31 por ciento de la población global.

Ahora una nueva iniciativa pretende expandir esta religión mucho más allá. Se trata de Bitmoji Bible, un proyecto creado por los usuarios Daniel Eckler y Phil Lebovits. La finalidad de este sitio es “[ayudar a las generaciones jóvenes a] aprender las historias de la Biblia sin que tengan que leer los textos”. Se trata de una compilación de imágenes y “cómics” creados a través de la app propiedad de Snapchat que resumen mitos como El Arca de Noé y La Resurrección.

En una entrevista con Mashable, David Eckler reafirmó que “es más probable que los niños de ahora lean un mensaje de texto que un libro. Ahora que la Biblia se ha traducido a más de tres mil idiomas, pensé que debía trasladarla también a uno de los lenguajes contemporáneos más importantes del mundo”. Reafirmó que su objetivo no es evangelizar, pues no se unió a la religión sino hasta hace poco. Su intención, más bien, es crear interés hacia estas historias.

¿Marketing de religión?

Dicho esfuerzo no está oficialmente respaldado por ninguna iglesia o institución cristiana. Pero Eckler está practicando una especie dereligious marketing. Es decir, el uso de técnicas de mercadotecnia tradicionales aplicadas a la religión o las creencias. De hecho, no es la primera vez que hay un incidente similar. En 2015, el Papa Francisco lanzó un disco con canciones que acompañaban algunos de sus discursos, que tuvo detrás un intenso esfuerzo comercial.

Este estilo de marketing no es un concepto nuevo. Ya desde 2016 investigadores de la Universidad de Iasi en Rumania apuntaban la necesidad de conciliar los conceptos de religión y mercadotecnia para crear el mayor valor para el público. Al mismo tiempo, cada uno debe respetar sus límites y principios para no sabotarse mutuamente. Por otro lado, hay quienes apuntan que cada fe debe transformarse en una marca para poder sobrevivir y desarrollarse.

Pero esta iniciativa se arriesga a crear disgusto entre quienes se consideren devotos de la religión. A pesar de las buenas intenciones de Eckler, su Bitmoji Bible podría ser vista como una falta de respeto. En particular, a las historias y mensajes de la fe cristiana. Al mismo tiempo, debido al diseño cómico de Bitmoji en general, corre el riesgo de generar más humor que interés entre la población joven. Eso, sin contar la relativa inexactitud de la narración con esta herramienta.

La iniciativa también podría tener un efecto relativamente positivo. Para las personas que ya conozcan estas historias, el proyecto podría ser una buena forma de compartir y ayudar a enseñar las lecciones de la religión cristiana más fácilmente. Además,  cada cómic e imagen en la página tiene el nombre del respectivo mito. Así, facilita a las personas buscar más información en la Biblia o en internet. De todos modos, podría volverse viral en redes sociales.