x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Redes sociales y el miedo a ser invisibles

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
"Existe una inequívoca relación entre sentirse transparente para los otros y la necesidad de reconocimiento. Ser vistos o no, llega a definir una vida". Xavier Guix.

“Existe una inequívoca relación entre sentirse transparente para los otros y la necesidad de reconocimiento. Ser vistos o no, llega a definir una vida”. Xavier Guix.

El fin de semana pasado, tuve oportunidad de leer, en el periódico El País, dos artículos, con asuntos diferentes y un mismo argumento: “El miedo a ser invisibles” de Xavier Guix y una entrevista al pintor español, Cristóbal Toral, relacionada con “el rey Juan Carlos I y la crueldad de la vida al olvidarnos, cuando ya no somos exitosos”; el tema es el miedo a ser olvidados; ¿será que ciertamente podemos tener miedo a ser olvidados?

¿Y qué relación tienen estos temas con el mundo de las redes sociales?, la respuesta es: ¡mucha relación!. En esta colaboración haremos parafraseo de varias ideas expuestas en ambos artículos, y su relación con nuestra actuación en las redes sociales.

Riesgos en la red.

En este andar por las redes sociales, con frecuencia, se presentan excesos en nuestra interacción con dichas redes, debido principalmente a falta de una definición clara de lo que queremos y esperamos al estar ahí, en internet, en sus redes sociales.

Al no tener un horizonte establecido, existe el riesgo de no tener respuesta y provocarnos frustración, generando una obstinación por buscar esa respuesta, llegando de esta forma a la llamada Infoxicación, provocando diversas reacciones negativas, como la obstinación, pasando por la ceguera, euforia, manía, hasta la adicción y el miedo de ser invisible en la red.

AAAA

El riesgo de la Infoxicación.

Es brutal la velocidad y cantidad de información que recibimos; segundo a segundo y en una dimensión 24 horas por 7 días a la semana, dicho de otra forma los 365 días del año; el ritmo es eufórico, no queremos estar desconectados, volteamos a ver la pantalla del smartphone, cada minuto, caminamos con la vista puesta en el. Las personas físicas, que están frente a nosotros, o a nuestro lado pasan a un segundo plano. Cuando vamos al cine, estamos viendo la pantalla en forma constante, pero la del smartphone, enviando o recibiendo mensajes; no se diga cara al televisor y por supuesto, cuando estamos trabajando en nuestra laptop o Tablet, cayendo en forma inquietante en una *Infoxicación.

*Infoxicación (information overload: se refiere a la sobresaturación de información, ruido-interferencia, la cual incluso puede llegar a generar angustia en el usuario por no sentirse en condiciones de encontrar la información buscada. “Todo este fenómeno de multiplicación de la cantidad de información que existe en el mundo se ha venido a llamar la ‘explosión de la información’, aunque más bien debería llamarse la ‘explosión de la desinformación’, indigerible y confundidora” Cobo Romaní, Cristóbal; Pardo Kuklinski, Hugo. Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios “fast food”. Barcelona: Universitat de Vic, 2007. p. #74

El riesgo de la adicción a la red

Sentir obsesión, euforia, o llegar a la manía cuando se está en internet, así como angustia o inquietud cuando no se está conectado, son rasgos que nos pueden indicar si hemos llegado al punto de ser adictos de la red.

¿Pero, qué nos pasa?

Hay muchas versiones, teorías, comentarios de expertos en comunicación o psicología; una creencia valida y para derivación de esta colaboración, es: la suposición de un protagonismo o el miedo de ser apartado, olvidado o inevitablemente borrado del mundo de las redes sociales.

Reflexión ¿Por qué y para qué queremos estar ahí?

“Lo que hacemos en esta vida tiene su eco en la eternidad”Máximo Decimo Meridio (Gladiator)

¿Por qué y para qué queremos estar ahí? esta debería o podría ser, inicial e importante pregunta, que nos lleve a una profunda reflexión y una valiosa respuesta a esta y a la siguiente pregunta: ¿hasta dónde estar en las redes sociales?; es una pregunta y sus (s) respuesta(s) que aplica (n) a personas y a organizaciones. Las preguntas nos puede llevar a una cantidad y variedad de respuestas, tantas como personas las respondieran. Porque estar por estar en las redes sociales, es muy fácil, pero también, es muy imprudente.

Estar por estar, no nos llevará a nada, como personas o como organizaciones, y sí, nos llevará a cometer muchos errores, algunos irreparables e irreversibles, esto por no planear y no medir las consecuencias de estar por estar.

Miedo a no ser visto, a ser invisible ante los demás

¿Tienes miedo a no ser visible y acabar en el basurero del olvido?, ¿a qué costo te arriesgarás participando, sin modulación ni forma en internet y/o en las redes sociales, ya sea de manera personal o como organización? Estas preguntas y sus variadas respuestas nos llevan a insistir en la imperiosa necesidad de hacer nuevamente un llamado al trabajo serio, responsable, inteligente en la formulación de una estrategia, aplicar una profesional administración, así como una precisa y productiva operación de las redes sociales, y todo lo que conlleva: creación y fortalecimiento de las comunidades, generación de eficiente comunicación y motivador contenido, que nos lleve a la verdadera y rentable conversión, etc. En una sola expresión, diríamos: de no estar por estar.

Tanto si hablamos en forma personal o de organizaciones, estamos, más que obligados a poseer las competencias, habilidades, preparación y experiencia en este importante medio, y estar mentalmente saludables, para tener un desempeño exitoso y productivo..

Es indiscutible que en ésta nueva forma de interactuar, en el tiempo y en el espacio, el poder de interacción inmediata, permanente y de un gran enfoque trabajo colaborativo, nos obliga como personas y/o como organizaciones, a repensar y de ser necesario modificar procesos, paradigmas y hasta cultura.

Ver y ser vistos.

“Los ojos no son los que miran, sino que quien lo hace es la mente de cada uno, y ve lo que la hemos enseñado a mirar”. Xavier Guix.

La siguiente gran pregunta para una persona o para una organización, sería: ¿Qué es lo que queremos ver?, Cómo queremos ser vistos?; esto nos obliga a hacer un trabajo 100% profesional en materia de comunicación, de uso de la tecnología, so pena de fracasar. Uno de los mayores miedos que puede padecer cualquier persona es el rechazo, en este caso en las redes sociales, máxime si el rechazo es de tu grupo, de tu familia, amigos, compañeros de trabajo, de tus clientes, etc. y todo por no actuar convenientemente.

¿Qué te hará diferente?

“Para ver claro, basta con cambiar la dirección de la mirada” Antoine De Saint Exupery.

Las acciones y características que te harán diferente, y te ayudarán a no tener miedo de ser rechazado u olvidado en la redes sociales, son: reflexionar lo que quieres al estar y al interactuar en las redes sociales; establecer estrategias, planear, valorar y fortalecer tu capacidad de relacionamiento, creatividad, originalidad, oportunidad, calidad de comunicación y obligadamente de contenido que generas; y en forma muy importante cuidar tu salud mental, producto de una planeada y dosificada actuación en la red.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

3 hacks para detonar tu Creatividad Empresarial

Cuando se habla de temas de creatividad, usualmente se hace referencia a los publicistas, copys o en general a los profesionales de la industria creativa o naranja. Sin embargo, la creatividad vive en todos y se puede utilizar en cualquier esquema. Además, este mes de abril, es el mes del niño y qué mejor momento para hablar de creatividad que este.