Rebranding ¿Renovarse o morir?

rebranding
Imagen: Bigstock

Para nadie es un secreto que muchas marcas están verdaderamente interesadas en tener un lazo inalterable con sus consumidores, aspecto que en ocasiones se torna extremadamente difícil. En la actualidad, existen numerosas compañías que ya se encuentran bien posicionadas en la mente de cada uno de sus clientes, pero los nuevos tiempos y la evolución del negocio les exigen renovarse, a esto se le denomina rebranding, una de las decisiones más complicadas que puede tener una empresa, pues es muy costoso y no siempre puede salir bien.

El rebranding consiste en realizar acciones que mediante una ligera transformación en el logotipo, tipografía, diseño o el contenido de los mensajes buscando mejorar la opinión de clientes sobre una marca ya establecida.

Una marca que se encuentra bien situada regularmente utiliza estrategias muy sólidas de inbound marketing, en donde su principal objetivo es complacer a su clientela brindándoles información de calidad con la que puedan aclarar sus dudas. Pero para esto debemos tener en cuenta  algunos aspectos para no caer en malas practicas como:

* Realiza un estudio de marca y su situación actual. Para iniciar debes visualizar el panorama, asegúrate de eliminar cualquier imagen negativa que tenga el público de la marca. Se deben tener claros el porqué realizar un rebranding, pues hacerlo sin motivo puede resultar más perjudicial que beneficioso.

* Define los objetivos de tu marca. Detecta tus puntos, ¿cuál es tu meta? ¿Qué quieres conseguir con la renovación de tu imagen? Ten claros tus objetivos eso es fundamental para un gran rebranding.

* Crea una imagen que represente tus nuevos valores. Tal vez ya cuentas con un logotipo, por lo que todos tus productos o servicios deben reflejar la misma filosofía, pero es momento de refrescar tu imagen sin perder aquello que te distingue de los demás.

* Renueva tus colores y tipografía. La elección de los colores y tipografías es sumamente importante para este proceso. Cada color tiene su significado y sus connotaciones, lo mismo ocurre con las fuentes tipográficas, elige adecuadamente pues hacerlo erróneamente podría causar confusión entre tus clientes.

* Difunde tu rebranding de marca. El último paso es tener en cuenta la difusión de la marca, para esto debes consultar tu manual de identidad corporativa en el cual se incluyen todos los usos aceptados y no aceptados del logo.

Realmente no necesitas muchos pasos para realizar un rebranding, enfocarte en quedarte siempre dentro de la mente de tus clientes, sólo se debe de entender sus necesidades y siempre estar disponibles para resolver las dudas. No debes olvidar que si tu target consulta el sitio Web buscando información sobre cualquier producto, es tu responsabilidad que el acceso sea lo más sencillo posible.