x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

¿Quieres ser líder? ¡Necesitas saber tomar decisiones!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Nuestro destino se define en su mayoría por nuestras decisiones. Tener un proceso de toma de decisiones robusto y ágil, nos ayuda a lograr nuestra visión, enfocando nuestros esfuerzos y recursos en lo que es más importante para nosotros.
260x221-Columnistas-Viviana Alcocer

Una de las principales responsabilidades que tiene un líder es la toma de decisiones. Si llevas varios años en una posición de liderazgo, seguro tienes varias buenas decisiones en tu historial y otras decisiones equivocadas de las cuales has aprendido. Si eres nuevo en una posición de liderazgo, este punto es uno de los más difíciles de desarrollar. ¿Pero cómo puedes tomar decisiones cuando la información que tienes es incompleta? ¿Qué hacer cuando tienes muchas opciones o las opciones no son buenas? ¿Cuál es el mejor momento para tomar la decisión? ¡No es tarea fácil! Lo bueno es que tomar decisiones es una habilidad que puedes desarrollar. Aquí te comparto 5 recomendaciones que puedes seguir para fortalecer esta habilidad:

  1. Define tu visión, misión, valores y objetivos
    Asegúrate de definir cuál es tu visión. ¿Cómo te imaginas tu equipo, empresa, comunidad o vida en un futuro?. Posteriormente mapea por qué lo quieres (misión), cómo lo vas a lograr (valores y estrategia) y cuáles son tus objetivos y métricas de avance.
    Cuando tienes esta parte definida, te sirve de guía para la toma de decisiones, haciéndolo más fácil y sobre todo manteniendo consistencia entre tu visión, valores y tus acciones.
    Y aunque para obtener el resultado deseado hay varios factores que no controlas, hay muchos que sí. Enfócate y comprométete con seguir el proceso (no en conseguir el resultado), usando las herramientas y recursos que tienes disponibles y enfocando tus esfuerzos hacia la misma dirección.
  2. Evita el perfeccionismo
    Abandona la idea de ser perfecto. Es fácil caer en el lema de análisis-parálisis, buscando una teoría perfecta en vez de una buena realidad. No postergues el gran y rápido conocimiento que puede darte la ejecución. Toda estrategia y plan tienen fallas, por lo que será bueno que tomes decisiones informadas, identifiques los riesgos y cuando haya errores los evalúes para incluirlos en una mejor versión del plan de ejecución. La distancia que hay entre tu visión futura y tu realidad actual son una serie de decisiones, acciones y aprendizajes. Si una decisión que tomas al final tiene un resultado inesperado y te provoca una caída, te levantas, sacudes el polvo y ajustas tu camino. Cada decisión es parte de un todo. Lo importante es que te enfoques en crear un proceso de decisión alineado a tu visión y valores, y no sólo enfocado en obtener buenos resultados.
  3. Entiende el origen de tu duda
    Evalúa si dudas por miedo (falta de capacidad) o por ansiedad (falta de confianza en tu capacidad). Si es un tema de falta de capacidad, construye un plan donde realices pequeñas acciones y alcances logros, con el objetivo de seguir aprendiendo e iterando hasta que construyas verdadera confianza en ti mismo.Si es un tema de ansiedad, ubícate en una posición donde no te quede de otra más que ejecutar y así poner en práctica el conocimiento que ya tienes. Confía en que tu experiencia y conocimiento te ayudarán a lograr los objetivos. Evita pensar de más y darle tiempo a tu mente de formular pretextos y obstáculos mentales. En ocasiones el origen de nuestra falta de decisión es la resistencia al cambio. Invierte tiempo en aceptar que la vida está en constante cambio y que aunque no tomes ninguna decisión, la vida misma provoca el cambio. Así que piensa en que al tomar una decisión, ya sea pequeña o grande, tomas control de tu vida en vez de dejar que la vida y otras personas decidan por ti.
  4. Descompone tu decisión en pequeñas partes
    Una gran decisión se compone de varias pequeñas decisiones. Cuando entendemos el conjunto de decisiones que componen una gran decisión, podemos hacer pilotos para probar, evaluar, modificar e iterar según se requiera. Con frecuencia el primer impulso que sentimos hacia un proyecto o idea es el adecuado, sin embargo el tener un proceso de descomposición de la decisión así como un árbol de decisiones que nos permita aceptar o descartar los caminos, puede ser un proceso robusto el cual, independientemente del resultado final, nos ayude a la toma de decisiones de una manera informada, ágil y consistente. Otra manera de descomponer una gran decisión es desarrollar escenarios. Visualiza el mejor, neutro y peor escenario para cada opción. Evalúa los pros y contras de cada uno y piensa cuál se ajusta mejor a tu visión, misión y valores. Posiblemente algún escenario tenga contras con los cuales tú no puedes arriesgarte, eso también te ayudará a decidirte.
  5. Simplifica el proceso al limitar tus opciones
    Mientras más opciones tienes, más complicada es tu decisión. Cuando tenemos que tomar demasiadas decisiones de manera regular (tanto decisiones importantes como cotidianas), podemos presentar alguna de los siguientes teorías de comportamiento:
    a)Análisis-parálisis: Cuando pensar demasiado lleva a no actuar.
    b)Fatiga de decisión: La calidad de nuestra toma de decisión se deteriora conforme más decisiones debemos tomar en un día.
    c)Sobrecarga de Información: cuando hay demasiada información que te confunde y daña la calidad de tus decisiones.
    d) Exceso de opciones: dificultad para decidir cuando tenemos demasiadas opciones.

Identifica el 20% de las decisiones que impactan el 80% de tus circunstancias. Evita tomar decisiones cuando estás cansado físicamente (con sueño o con hambre). Reserva tu energía mental para decidir en aquellos temas importantes y busca reducir las decisiones del día a día al mínimo. Está el conocido ejemplo de Steve Jobs y Mark Zuckerberg que visten el mismo outfit de ropa todos los días para evitar desperdiciar energía mental en algo que para ellos no tiene importancia. Ten claridad de que acciones del día a día puedes estandarizar o delegar a otras personas para liberar tu mente y así enfocarte en lo que es más importante para ti y tu visión.
Ser más decidido es una habilidad que puede impactar profundamente tu vida. Comprométete a desarrollarla. Busca aceptar la incertidumbre, dejar ir la necesidad de control y confiar más en ti mismo. ¡Decidir forma tu vida y te fortalece como líder, empieza YA a fortalecer esta habilidad!

Para asesorías y conferencias en Desarrollo de negocio y Liderazgo, escríbeme a vivianaalcocer.consulting@gmail.com

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados