x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Quién ganó las elecciones en Estados Unidos: 9 datos para entender el resultado

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Los demócratas retomaron el control de la Cámara de Representantes y los republicanos siguen fuerte en el Senado. Texas, Miami, el voto latino, ¿hubo una ola azul? ¿ganó o perdió Donald Trump?

Las elecciones de mitad de periodo en los Estados Unidos de este martes 6 de noviembre dejaron mucha información para analizar.

Por un lado, en cuestión de números, por una mínima diferencia el Partido Demócrata recuperó el control de la Cámara de Representantes debilitando, en ese sentido, la posición de Donald Trump, quien conserva para los republicanos el Senado.

Con los resultados provisorios de este martes, los demócratas ya suman 219 representantes, uno más que los 218 necesarios para tener la mayoría. Aún hay 23 sin asignar, pero es un hecho que la oposición dominará desde la nieva conformación.

Sin embargo, más allá de estos datos “duros” que mostrarían una victoria demócrata, la realidad es otra: hay decepción porque muchos esperaban algo más contundente.

1 Grieta social

Los resultados de las elecciones en los Estados Unidos dejan en claro una cosa: la grieta que divide a la sociedad es más marcada que hace dos años, cuando Trump ganó la presidencia.

Hay que entenderlo así: no hubo un ganador definitivo en esta elección, dice la BBC.

Los estadounidenses votaron para elegir legisladores federales y gobernadores, pero también fue un plebiscito a la presidencia de Donald Trump y el resultado no fue una contundente desaprobación.

Si bien no hubo una “ola azul” a favor de los demócratas, sí mejoraron su performance, pero por otro lado, Trump consolidó un amplio electorado que lo apoya, en especial en estados del centro del país.

De un lado: votantes rurales, blancos y conservadores. Del otro, urbanos, multiculturales y liberales.

2 División política

Desde ahora, el Senado y el Ejecutivo serán republicanos, y la Cámara baja estará bajo control demócrata, trasladando la división en la “Era Trump” a las instituciones.

Desde ahora, Trump tendrá serios problemas para pasar sus proyectos de ley en el resto de su periodo hasta las elecciones presidenciales de 2020.

3 No hubo “ola azul”

Los demócratas más optimistas esperaban una masiva reacción a Trump que se reflejara en las urnas, con millones más votando. Eso no pasó. Se recuperó la Cámara baja, pero no mucho más.

4 Nada claro para 2020

A dos años de las presidenciales de 2020, todo está más confuso que antes. No hay una figura clara y la división política es más marcada.

A Trump lo aman y lo odian por igual, al menos eso es lo que reflejan los que votan, que son muchos menos de la mitad.

5 ¿Impeachment?

Con la Cámara de Representantes controlada por demócratas podría avanzarse en un intento de destitución, sin embargo, con el Senado en manos republicanas y sabiendo que esa estrategia no le viene dando buenos resultados a la oposición, será difícil que se avance.

Lo que seguramente ocurrirá es que se abrirán más investigaciones contra el presidente.

6 Cambios en el sur

Sin ser un cambio radical, en estados como Texas y Florida, tradicionalmente conservadores, parece haber un movimiento gradual hacia el partido demócrata.

En Texas, por ejemplo, Beto O’Rourke no pudo por muy poco superar al republicano Ted Cruz, algo impensado hace un tiempo.

En Florida está pasando lo mismo. Dos de los tres cubanos republicanos que aspiraban a representar a Miami en la Cámara de Representantes perdieron este martes.

Un dato interesante que alienta a los demócratas: con sólo 29 años,  Alexandria Ocasio-Cortez, de raíces latinas, se convirtió este martes en la mujer más joven que llega al Congreso en la historia de los Estados Unidos. Representante del ala izquierda de los demócratas, llegará al Capitolio por el Distrito 14 de Nueva York, tradicionalmente obrero e inmigrante, donde le ganó por una gran diferencia al republicano Anthony Pappas.

Alexandria Ocasio-Cortez.

7 Estados Unidos profundo

El mensaje de volver a la esencia norteamericana siguió haciendo efecto en el corazón de evangelistas y pobladores rurales del centro estadounidense. No todos son pobres, muchos son de clases medias y altas. La ventaja allí sigue siendo grande en favor de Trump y es donde logra compensar en parte la derrota entre hispanos, negros, judíos y pobres de las ciudades. Donald Trump sigue siendo imparable en las zonas rurales del país.

También varios candidatos que le dieron su apoyo ganaron en el “Midwest”, el corazón industrial del país, la misma zona que le dio la presidencia en el 2016.

8 Edades enfrentadas

Los varones de más de 45 años, blancos y de clase media, media-baja, que conforman el 34 por ciento del total de votantes, sigue siendo el público meta de Trump y allí continúa dominando. En 2016 obtuvo el 67% de los votos en ese sector.

Del otro lado de la grieta, los Millenials y Centennials, que no quieren a Trump. El problema es que muchos de ellos, desencantados con los políticos, no van a votar.

9 Mercados

Los futuros del S&P 500 avanzaron un 20% luego de conocidos los resultados. Es un signo que la economía de los Estados Unidos goza de buena salud y a eso los mercados lo valoran.


Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados