x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Quiénes son los ganadores con el Hoy No Circula

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Una economía moderna esta constituida entre muchas cosas por una suma de estímulos. También llamados incentivos económicos, estos se utilizan para estimular un comportamiento deseado. Según la ley básica del comportamiento implica que cuanto mayor sea el incentivo o estímulo ofrecido mayor será el esfuerzo del receptor y mejor su resultado.

Por Alvaro Rattinger
email alvaro@merca20.com
twitter @varu28

Una economía moderna esta constituida entre muchas cosas por una suma de estímulos. También llamados incentivos económicos, estos se utilizan para estimular un comportamiento deseado. Según la ley básica del comportamiento implica que cuanto mayor sea el incentivo o estímulo ofrecido mayor será el esfuerzo del receptor y mejor su resultado. Cada vez que un gobierno utiliza un incentivo positivo (premio) o incentivo negativo (castigo) modifica en cierta medida el entorno de los gobernados. Sucede lo mismo con los impuestos, por ejemplo, si hoy se promueve un nuevo impuesto a Facebook las personas tenderían a usar menos la red social, claro en la medida en que la demanda por el servicio sea más elástico o inelástico.

El programa Hoy No Circula es un clásico caso de estímulo al comportamiento del consumidor. Su implementación tendrá consecuencias en la forma en la que las personas utilizan el medio de transporte. Es cierto muchos están incómodos con la medida, en especial los que de primer impacto no podrán cambiar sus hábitos de transporte sin tener que invertir fuertes cantidades de tiempo y dinero. Normalmente la clase media es la más afectada, pero la clase menos afortunada también resentirá el impacto. Me explico mejor, normalmente la clase media y baja se mueve a los suburbios con la esperanza de encontrar una combinación favorable de menor precio por metro cuadrado (ya sea en renta o venta) y el mayor espacio posible. A cambio, se paga con horas de tráfico. Este fenómeno es muy común en la unión americana, los suburbios son resultado directo del crecimiento de la clase media. En The End of the Suburbs: Where the American Dream Is Moving del autor Leigh Gallagher y Dead End: Suburban Sprawl and the Rebirth of American Urbanismo de Benjamin Rossse —dos lecturas obligadas para entender al consumidor norteamericano—en el que se analiza el fin del modelo de los suburbios en ese país y sus consecuencias económicas.

La lógica dice que ante un estímulo negativo al uso del auto, las personas tenderían a moverse más cerca del trabajo y utilizar medios alternativos de transporte. Eso podría no suceder en la medida en que el costo de vida no sea compatible con los ingresos actuales de las personas. Es muy probable que suceda, es muy difícil que el programa de Hoy No Circula detone un fenómeno inflacionario en los sueldos de las personas. Las empresas no podrán compensar el costo de no usar el automóvil con un aumento de sueldo, mucho menos en un clima económico como el actual. El gobierno por su parte no podrá regalar el transporte público — el beneficio sería asimétrico — es decir, el que usa transporte público de manera histórica se beneficiaría sin que tenga necesariamente una afectación.

Sin embargo, puesto que el programa tiene el objetivo de mejorar la calidad del aire sería un error simplificar el problema a una lucha de clases. Es cierto, normalmente estas medidas afectan menos a los estratos económicos superiores, pero si la contaminación en verdad disminuye todos resultan beneficiados. Según un reporte reciente de la revista The Economist desde la óptica económica veremos sin duda un aumento en la venta de autos, por lo menos en el corto plazo. En la medida en que sea imposible resolver el transporte a través de alternativas normales las personas que tengan nivel socioeconómico alto tenderán a gastar en una nueva unidad. El segundo ganador es en principio la industria automotriz, pero si lo analizamos a detalle habrá un incentivo importante a la compra de autos de tecnología más verde, ya sea híbridos o eléctricos. Las marcas que ganarán en mayor medida serán las que apostaron a traer estos modelos hace tiempo y que tengan una posición en la mente del consumidor, el Prius de Toyota, Q50 de Infiniti y i3 de BMW vienen a la mente.

En primera instancia Uber podría ser el ganador, a menos autos, mayor demanda. Pero no seamos tan rápidos para juzgar, ayer en dos conversaciones resultó que las personas estaban temerosas de que Uber abusara de su posición de alta demanda para subir precios. Esto sucedió en la contingencia anterior. Un aumento de autos Uber podría incrementar la presión de parte de los taxistas para regular el servicio. Es interesante pero esta medida ambiental es terreno nuevo para Uber y no se ha enfrentado a algo similar en el mundo. Tan sólo sus mismos autos tendrán que dejar de circular un día, por lo que sus esfuerzos por reclutar choferes podría verse afectadas por restar un día a sus ventas. Sin embargo, el consumidor actual no verá con buenos ojos ningún aumento de Uber a expensas de sus problemas de transportación.

A partir de este estímulo negativo del gobierno podría salir un gran ganador. El habitante de la zona metropolitana. Seguramente no se podrá resolver todo el transporte a partir de una EcoBici, MetroBus, Metro o similar, pero al menos habrá un incentivo a probar alternativas. En ocasiones eso es todo lo que se necesita y antes de que sea juzgado severamente por mi columna, soy un apasionando caminante de la CDMX. Los que me conocen saben que muchas veces cargo un par de zapatos para caminar en mi maleta y evitar el auto. Tal vez obtengamos un nuevo hábito que sea más saludable y benéfico para el medio ambiente. Sin duda seguiremos viendo los resultados de una población flotante que no tiene otra alternativa más que viajar muchos kilómetros para llegar a su trabajo pero también podría crear una nueva presión de los habitantes de la CDMX hacia el gobierno para que entreguen mejores opciones de transporte público y mayor protección a ciclistas. Por lo menos un servidor apreciaría mejores banquetas e iluminación. El beneficiado de menos autos circulando es sin duda el habitante de la ciudad en términos de contaminación pero no en productividad ni comodidad. Es un problema difícil de comentar, siempre habrá personas a favor y en contra, en lo personal me resta poner de mi parte. Se trata de los más pequeños de la ciudad que merecen un mejor aire que respirar.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados