Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

¿Qué tipo de speaker quieres ver en un evento?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Los tiempos en que los organizadores de eventos elegían a un buen conferenciante tan sólo por ser famoso hace mucho que pasaron.

Los tiempos en que los organizadores de eventos elegían a un buen conferenciante tan sólo por ser famoso hace mucho que pasaron.

Actualmente los speakers, moderadores y conductores necesitan estar dotados de habilidades ingeniosas, además de ser extraordinarios comunicadores y tener la capacidad de improvisar. Captar la atención de una audiencia cada vez más exigente, inquieta y global es un gran reto. Hoy en día, ser un orador efectivo para múltiples públicos, en varios recintos y en diferentes partes del mundo, requiere de un alto nivel de conciencia y especialización que los conferencistas de hace algunos años no tenían.

Los “TED Talks” han elevado el nivel de expectativas que la audiencia busca en un speaker. También podemos afirmar que como factor generacional, hoy se requiere de mayor creatividad y dinamismo. Las diversas generaciones como los Baby Boomers, la Generation X y los Millennials, absorben de manera diferente el contenido.

Hoy en día funciona ser disruptivo, provocativo y capaz de pensar de manera diferente, ya que las empresas y los organizadores de eventos buscamos speakers innovadores que tengan la habilidad de interactuar, sensibilizar y motivar a su audiencia.

Los buenos oradores consiguen la admiración de quienes los escuchan, aunque no estén de acuerdo con todo o no entiendan a detalle cada mensaje. De acuerdo con Scholar, Directora de Eventos y Congresos en Novartis, “es críticamente relevante enganchar a la audiencia y hacerla partícipe del discurso, en lugar de simplemente hablar con ellos”.

Si bien cada speaker tiene su propio estilo, es básico que los oradores dispongan de una educación sólida, un buen nivel cultural y la capacidad de crear pensamientos críticos… no basta con resumir lo que ya otros han dicho. Asimismo, deben dominar a la perfección el idioma, o en su defecto, asegurarse de que los organizadores del evento cuenten con un buen equipo de traducción simultánea. Es necesario que puedan transmitir conocimientos que están al alcance de muy pocas personas, con la claridad y el grado de profundidad necesarios para que les resulten atractivos a una mayoría.
Hay que acertar en la elección de los temas, el tono y las expresiones, ser claro y conciso y saber llegar a las emociones de las personas, para lo cual es fundamental la experiencia.

Considero que un buen speaker también es de cierta forma un educador, ya que tiene
en su voz y en su presencia la gran oportunidad de crear cambio, generar valor, impactar, conectar y conseguir que otras personas hagan que algo suceda. Y, ¿cómo lograrlo? Con PASIÓN.

Un speaker apasionado ama lo que hace y agradece la oportunidad de poder conectar con cientos o miles de personas e inspirarlas compartiendo conocimiento, experiencias e instantes.

Sabemos que la comunicación cara a cara es de gran valor para los seres humanos.

Es recomendable invitar a un conferencista a un evento cuando los mensajes son generales, por ejemplo: todas las empresas están interesadas en temas de liderazgo, Trabajo en Equipo, Actitud y Comportamiento, Comunicación Interpersonal, Resolución de Conflictos, Manejo del Estrés, entre otros. Un speaker profesional va a investigar ampliamente sobre el tema a abordar previo a su conferencia y lo va a personalizar y enfocar a la audiencia específica.

Cuando las empresas no tienen suficiente presupuesto, es común que elijan a alguien interno para dar una plática; pero normalmente los grandes corporativos prefieren contratar a conferencistas externos y profesionales porque la audiencia le da mayor valor y credibilidad. No cabe duda que un externo siempre es más objetivo.

Lo primero para elegir a un conferencista externo es definir e identificar el tema para lo cual es importante cuestionarte ¿con qué mensajes quieres que tus asistentes se vayan de tu evento?, ¿qué es lo mejor para tu audiencia?, ¿necesitas mensajes motivacionales?, ¿necesitas que aprendan sobre un tema en específico?. Es importante definir el momento en el cual quieres que haga su presentación, se recomienda que sea al principio o al cierre del evento. Los keynote speakers normalmente hablan durante 45 a 60 minutos como máximo. Dependiendo del formato, puede haber un receso en medio de la conferencia.

Por supuesto es importante determinar un presupuesto, ya que el rango de precios es muy amplio. Los costos varían si el speaker es extranjero, porque hay que agregar los costos de los viáticos.

Te aconsejo que el líder del proyecto logre hablar con el conferencista antes de contratarlo y que utilice la intuición para saber si verdaderamente es la persona correcta, y en ese caso, dejar las cosas claras. Por supuesto, papelito habla y es conveniente firmar un contrato de colaboración en donde se confirme la fecha del evento y los detalles acordados.

Con estas reflexiones he intentado transmitir mi experiencia, pero como muy bien dicen: “cada maestro tiene su libro”. De lo que sí estoy seguro es que un speaker efectivo hoy en día tiene que lograr la interacción, la conexión y sobre todo la emotividad en su audiencia.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados