Una de las marcas que estuvo en boca de todos durante la semana pasada sin duda fue Bimbo. La reconocida marca de pan se vio envuelta en la polémica luego de que circulara en redes sociales el video de un empleado robando a un tendero. Sin embargo, ese no fue el único tema que la mantuvo en la mira. Sus intenciones por hacerse del registro de las populares “manteconchas”.

De acuerdo con un documento que circula en redes sociales y que ha sido validado por algunos medios como El Universal, el pasado 17 de agosto, la empresa mexicana transnacional, a través de su representante Norma Isaura Castañeda Méndez, realizó el trámite para obtener la marca del popular pan.

Las supuestas intenciones de la casa del “Osito Bimbio” de quedarse con la marca “manteconcha” fueron objeto de críticas en redes sociales, toda vez que el popular híbrido se ha calificado como una creación original de Josué Rivera, hijo de los dueños de la panadería “El Manantial”, ubicada en Querétaro.

Ante una postura que se mantuvo hermética hasta el momento, ahora la marca ha declarado que desistirá de sus intenciones de obtener dicho registro, el cual aunque fue real, ahora no tiene mayor razón de ser al no tener “en este momento intención de fabricar o comercializar dicho producto y para evitar interpretaciones equivocadas”, de acuerdo con una postura entregada al ya referido diario de circulación nacional.

En su postura oficial, la marca destacó que el registro de marcas nominativas es una práctica común como parte de las estrategias de protección de marcas para prevenir reclamaciones de terceros.

Así indicaron que las primeras intenciones de respirar la marca de las manteconchas tiene que ver con la intención de protegerse debido a la popularidad en el uso del término generalizado dentro del mercado, lo que pudo ser un problema en el “caso de que en un futuro la empresa decida lanzar un producto similar”.

Es importante mencionar que en días pasados Óscar José Méndez, residente en el municipio de Tlalnepantla, solicitó al Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) el registro de dicho nombre para tener los derechos de usarlo en panecillos, pan de muertos, pan molido, así como en pan sin gluten y pan de jengibre.

Bajo la solicitud 2090631, Méndez pagó un total de 2 mil 813 pesos por quedar se con los derechos del peculiar panecillo, al cual se agregó un un logotipo de identificación de la marca.