¿Qué pasa con las marcas que vuelven al pasado?

Algunas empresas se enfocan en el futuro, tal es el caso de las dos marcas más valiosas durante 2017: Apple y Google.

El más reciente es el Best Global Brands 2017, elaborado por Interbrand en el que la eterna rivalidad entre Apple y Google se vuelve a hacer presente, la de Cupertino es la marca de mayor valor (184 mil millones de dólares), seguida de la de Mountain View (141 mil mdd).

Ambas se distinguen por innovar e integrar tecnología de punta en sus productos, procesos e incluso en las oficinas.

Sin embargo, existen compañías que apuestan por lo contrario y tienen éxito en el intento. El ejemplo más claro lo da Nintendo.

Si hay una marca que es emblemática en la industria de videojuegos es Nintendo,compañía que fue durante muchos años, principalmente los ochenta y noventa, una de las líderes del sector.

Switch-Nintendo-Bigstock
Imagen: Bigstock

Sin embargo, en la última década ha perdido presencia frente a otras compañías como Sony y Microsoft, la Gran N está de regreso y dos son los principales factores que motivaron su repunte: el marketing de nostalgia y la consola híbrida Nintendo Switch, ambos ayudaron a impulsar sus ventas en el último año.

Otros casos se ubican en productos como la colaboración entre Adidas y Dragon Ball o los sets de Polly Pocket que ahora valen más de 200 mil pesos.

¿Qué ocurre con estas empresas que recurren al pasado? En mercadotecnia, la expectativa que generan los productos que apelan al marketing de nostalgia, es una de las herramientas preferidas para convocar un número de personas que podría derivar en al menos dos generaciones.

Esta estrategia simplemente no recrea vínculos emocionales con la marca, sino los reaparece, de ahí el éxito.

Esto es muestra de lo que la mercadotecnia puede lograr en los consumidores, dispuestos a gastar grandes cantidades de dinero por sentir un poco de lo que ocurrió en buenas épocas, por medio de los productos.

Así lo respalda Euromonitor, que indicó que los consumidores están dispuestos a gastar en productos que les permitan recrear sentimientos que les brindó dicho producto, aunque también tiene que ver con el deseo de tener estatus, originalidad e individualidad, características que siempre garantizan éxito en ventas para las marcas.

Esta premisa es especialmente cierta en periodos de incertidumbre política y económica, como en este 2018, al menos en la nación mexicana, en donde se realizarán comicios.

Así, regresar al pasado nunca fue tan atinado para las marcas como este año, en donde la vuelta de productos que triunfaron en su momento, estará a la orden del día.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299