¿Qué pasa con Deutsche Bank y por qué preocupa al mundo?

Internacional.- En lo que va del año, los títulos de Deutsche Bank, pilar de la banca europea, se depreciaron más del 40 por ciento. Su inestabilidad sorprende porque su fortaleza es clave en la actual estructura de la economía mundial.

No es una buena señal para la estabilidad de Europa en particular y del resto del mundo capitalista en general que el mayor banco de Alemania (la más grande economía europea) tenga complicaciones financieras.

Si bien todavía nada hace presagiar una debacle como la de 2008, que comenzó con la quiebra de Lehman Brothers (días antes de esto, tampoco había grandes indicios), el fantasma de un nuevo cataclismo vuelve a sobrevolar las páginas de los diarios económicos del mundo.

Deutsche Bank vive en el ojo del huracán”, dice El Mundo. “Desde principios de año, los títulos del mayor banco alemán se han depreciado un 41 por ciento. Su valor en Bolsa es ahora de 22 mil millones de euros. Una evolución en picado que no sólo evoca la gran crisis financiera y siembra inseguridad entre los inversores, sino que dificultará los planes de reestructuración del banco e incrementará el lastre de las disputas legales que tiene abiertas”, agrega.

A pesar de más de un mes de desplome en la Bolsa de Fráncfort, el Deutsche Bank aseguró el lunes que tiene recursos para hacer frente al pago de sus obligaciones. Publicó un comunicado y habló de “tranquilidad”, señalando que tiene una “capacidad de pago en 2016 de unos 4.300 millones de euros y reservas de 1.900 millones” para compensar eventuales pérdidas futuras.

Por ahora, las máximas autoridades alemanas han mostrado confianza en el gigante banco nacional. “No tengo ninguna preocupación sobre el Deutsche Bank”, dijo el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble y publicó The Financial Times.

Luego de un comienzo de semana negro (sumó 41% de caída en la Bolsa), repuntó el miércoles (+15%), pero comenzó el jueves con una nueva depreciación (–7,8%).

¿Por qué preocupa si “se resfría” el banco alemán?

Es lógico. Tiene más de 100 mil empleados en todo el mundo y 600 mil inversores y accionistas.

Además, grandes compañías financieras forma parte de su estructura. Como BlackRock, la mayor empresa de gestión de activos de Estados Unidos es el inversionista principal de Deutsche Bank.

Un achicamiento de la entidad comenzó a fines del año pasado, cuando anunció que se iba de México y otros nueve países. El resto de países de los que saldrá el Deutsche Bank son Argentina, Chile, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Nueva Zelanda, Malta, Perú y Uruguay.

De acuerdo con Statista, Deutsche Bank es el quinto banco más grande de Europa, sólo por debajo de HSBC, BNP Paribas, Credit Agricole y Barclays. En 2014, tenía un total de 2.780 millones de dólares en activos.


SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299