¿Qué es mejor, vender más o vender mejor?

Muchos caemos en el mismo error. Queremos facturar y vender más, más y más. Este es un error frecuente porque se cae en varios círculos viciosos que no necesariamente son lo mejor para la agencia, consultoría o marca ¿Qué prefieres vender más o vender mejor? Si esta pregunta me la hubieran hecho hace tres años, respondería que vender más mucho más, más facturación, más y más. Y mi respuesta estaría llena de necedad, obsesión, avaricia, ambición y no de estrategia. Respondería segado a vender por vender, pero ¿No será ahora necesario vender mejor? Si hoy tengo que responder qué prefiero, les diría que vender mejor. Quiero vender mejor y eso te da mucha más visibilidad, estrategia, visión y rentabilidad de negocios.

¿Por qué vender mejor en 2019? Porque es un año atípico, típicamente normal de entrada de sexenio. Con incertidumbre y mucha gente espera que el gobierno nos resuelva nuestro esquema de hacer negocio. Desde hace años estamos muy acostumbrados en América Latina como un modo cultural a que la vinculación con el gobierno o sus intermediarios, era sinónimo de negocios seguro y enriquecimiento para pocos. El esquema ha cambiado y más que preocuparnos, debimos empezar, hace mucho tiempo, a ocuparnos por nuestro micro cosmos y nuestro círculo de negocios. Ya los que ganaron que celebren su victoria y los que no les gustó quién ganó, que se resignan y que generen el cambio o un movimiento para generar una evolución y sean una oposición real. Es hora de ponernos a trabajar todos. Por nuestro bien y por el de nuestra economía compartida. Nada lograremos polarizando más y no hacer nada. Es momento de impulsar el consumo y la economía y no esperar nada más del gobierno que sus funciones básicas. El ADN del gobierno es facilitar políticas públicas no ser un agente de negocios y mucho menos un a suite de negocios para pocos afortunados.

¿Qué es vender bien?

No se trata de vender por vender. Y menos ahora que hay incertidumbre en el ambiente y muchos tienen una resaca porque el candidato que ganó no es el que les gusta. Existe en el ambiente una especie de malestar social, como cuando despierta uno como cansado y de malas. Hasta cierto punto es normal.

Vender bien es iniciar interacciones comerciales estables, a largo plazo, con visión, confianza y magnitud de alianzas reales. Con intereses en común.

Vender bien es tener pocas cuentas bien rentables, bien remuneradas que te requieran un tiempo adecuado en proporción a la calidad de asesoría, retribución e inversión de tiempo.

Vender mal es tener muchas cuentas mal pagadas que te hagan invertir demasiado tiempo y que no generen ingresos rentables. Muchas cuentas que te generen relaciones comerciales destructivas y desgastaste. Eso no es vida ni realización, es un infierno en vida.

Vender bien es vender experiencias a largo plazo con relaciones comerciales fructíferas que hagan crecer a todo el entono. Vender bien es crecer con tu clientes, aliados, proveedores y colaboradores.

Vender bien es la satisfacción plena de tu vida laboral y profesional. Cuando vendes bien, se nota y lo proyectas a todos y eso genera una proyección positiva que da riqueza positiva para todos. Vender bien genera un ambiente exitoso para todos. Vender bien es un gran inicio.

Compartir
Artículo anterior¿Cómo está mercadeando Disney a “Aladino”?
Artículo siguienteHablemos de los vinos rosados
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam