Aunque puede que no la hayas escuchado antes, la Teoría Z es un tipo de gestión organizativa que fue desarrollada en el año 1981 por William Ouchi y también es conocida como “método japonés” y es fundamental para la productividad en una organización empresarial.

La Teoría Z se basa en las relaciones humanas y es participativa. Es decir, Ouchi entiende que el trabajo es una parte muy importante de la vida del trabajador y, por lo tanto, no se debe intentar separar lo uno de lo otro. Así sostiene que un trabajador integrado en la empresa y que esté totalmente satisfecho con esta, será mucho más productivo y tendrá una motivación fuerte y auténtica para esforzarse al máximo en trabajar, para que así la compañía alcance todos sus objetivos.

Pero, ¿cuáles son los principales valores de esta Teoría Z?

  • Trato íntimo: asumiendo que el empleado no puede separar su vida personal del trabajo, puesto que el trabajo es una parte importante y grande en su vida. Se establecen relaciones humanas y estrechas, en las que jefes y trabajadores se conocen personalmente. Por eso es primordial prestar atención a las relaciones personales, ya que esta es una de las máximas de esta teoría.
  • Confianza: es la base de la Teoría Z y establece que si el jefe confía en el empleado y en que realiza su trabajo de la mejor forma posible, se fomenta que así sea. Es decir, la confianza es lo más importante de esta teoría y se fundamenta en ella. Así, el trabajador que percibe que se ha depositado confianza en él, se esforzará de forma natural en cumplir sus expectativas.
  • Sutileza en las relaciones: consiste en cuidar el trato personal y hacer que sea del todo individual, adaptándose a las características de cada uno. Esto hace que se humanice la empresa y se fomente el buen ambiente de trabajo y la productividad. Para ello es necesario conocer las características únicas de cada individuo y ajustar el trato a cada uno de ellos. Además, la incorporación de nuevos empleados debe ser igualmente bien atendida para que su acogida en el equipo genere su involucración con facilidad.