¿Qué es Branded Government?

México, D.F.- En tiempos de convulsión política y social, la sociedad ha mostrado su poderío gracias a la facilidad que brindan las redes sociales para difundir los mensajes a niveles masivos. Dichos mensajes conllevan la exigencia de acciones concretas.

Más notas relacionadas:
6 marcas tradicionales de México que fueron compradas por grandes corporaciones
5 oportunidades que las tribus urbanas representan para las marcas
Lucha de marcas: Windows vs Mac, ¿cuál genera más interés?

De acuerdo con un estudio de MSLGROUP publicado en septiembre de 2014, 73 por ciento de los millennials no creen que los gobiernos puedan resolver los problemas de hoy en día, por lo que desean que las empresas se involucren más en el ámbito social.

Es aquí donde radica la importancia del Branded Government, término acuñado por la consultora Trendwatching que define a la realización de acciones cívicas de parte de las marcas, suficientemente significativas y estables como para ser comparadas con las que tradicionalmente corresponden a los gobiernos.

Dichas acciones van más allá de la responsabilidad social que pueda tener una empresa, porque implican las labores conjuntas con organizaciones no lucrativas y el trabajo directo con la comunidad, para lograr un cambio real y permanente.

Pero no se trata solamente de un simple truco de publicidad que puede incrementar la conversación positiva de una marca; sino de construir una verdadera iniciativa social, cuyas características aporten soluciones concretas a los problemas que la sociedad enfrentan.

La necesidad de implementar esta estrategia proviene de los propios consumidores, quienes cada vez más incrementan su habilidad para detectar la falta de coherencia de las organizaciones, sobre todo las de tipo gubernamental.

De este modo, el Branded Government representa el punto de partida para trabajar con transparencia por el bien común. A la vez que para las marcas es una gran oportunidad de ganar la confianza de los consumidores, lo cual se traduce en mayor notoriedad y lealtad.

Fuente: Smoda.elpais/Angelbonet/Mslgroup