CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

¿Qué dejó la precampaña en México?

En publicidad, vimos y escuchamos cerca 497 mil 760 horas en spots políticos para la promoción de nueve partidos políticos.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cerca de terminarse las precampañas electorales, iniciadas el 14 de diciembre, los estrategas de los distintos frentes políticos alistan acciones que formarán parte de la competencia que los llevará al cargo público deseado.

Los nueve partidos que contenderán en la pugna presidencial transmitirán en conjunto cerca 26.8 millones de spots con duración de 30 segundos cada uno para su promoción.

Para Carlos Herrero, presidente de Extrategia, hay un tema delicado en la presentación de contenidos publicitarios de mala calidad y esa es la complicidad de los medios y generadores de contenido a la corrupción de los propios partidos políticos.

“La realidad es que son cómplices las empresas que hacen mal las cosas. Desde el punto de vista profesional, faltando a la calidad, a la creatividad, a la comunicación veraz, y por otra parte, aquellas empresas que aceptan grandes sumas de de dinero de los partidos sin fiscalizarlos”, dijo.

Publicidad intrusiva

Para la planeación de una campaña política es importante tomar en cuenta tres cosas: el mensaje que queremos transmitir, la idea de cómo hacerlo y por supuesto, el dinero que se requiere para su producción.

Sin embargo, la incorrecta adaptación de ideas y conceptos, generan resultados que se salen de control al momento de la difusión del producto final. En algunos casos fomenta las críticas contra el candidato o funcionario y en otros genera un inusual aumento en popularidad.

Para Moisés Barba (Moy Baráb), creador de la canción “Movimiento Naranja”, estas elecciones representan todo un reto para los creativos, debido a que la conjunción de varias coaliciones evitan que sea posible la personalización.

“Es complicado, porque al hacer la canción de Movimiento Naranja me quedaban muy claros los valores, los mensajes que querían comunicar. Se fueron definiendo musicalmente, narrativamente y para mí resultó fluido, porque ya había una idea definida”, indicó.

Desde la reforma electoral de 2007, los partidos ya no pueden gastar en transmisión de spots y los obtienen de manera gratuita con los tiempos que por ley deben ceder los medios de comunicación para el proceso electoral.

Según el Instituto Nacional Electoral (INE), sólo durante la precampaña, se transmitieron cerca de 497 mil 760 horas en publicidad electoral a través de 3 mil 111 emisoras de todo el país, esta cifra equivale a 20 mil 740 días o 56.8 años ininterrumpidos.

Los bots y el entorno digital

Twitter será la herramienta de la conversación política durante el proceso electoral y este canal recuerda lo sucedido durante la justa de 2012, cuando se conoció que varias cuentas falsas de Twitter y operadas por agencias digitales apoyaban las publicaciones del entonces candidato presidencial por el PRI, Enrique Peña Nieto.

A principios de julio de 2017, la Comisión de Fiscalización del INE señaló que había encontrado un incremento del gasto en internet y redes sociales que no fue reportado por los partidos políticos durante la jornada electoral de ese, por lo que ordenó el registro de un apartado en los dictámenes de las campañas para concentrar dicha información.

Indicó que el gasto en redes sociales es válido y se de adecua a los lineamientos de la libertad de expresión.

México cuenta con un padrón electoral de cerca de 85 millones de personas, de las cuales se puede decir que 35.6 millones son usuarias de Twitter y poco más de 65 millones tienen habilitado un perfil en Facebook.

Las redes sociales se han convertido en un nuevo canal en el que las estrategias políticas buscarán captar la mayor cantidad de votos, o bien llevarán a que la conversación se incline a favor o en contra de los diversos participantes.

Pese a que a la influencia que tienen, las redes sociales se muestran como un canal en el que se puede presentar la competencia más desleal, y aun cuando las autoridades federales estén haciendo los intentos para regularlas no se les ha tomado la seriedad suficiente.

Recordemos que empresas como Facebook y Twitter funcionan como negocios, y gran parte de sus ingresos provienen de la publicidad, además de que sus modelos están adecuados para que el usuario vea lo que le gusta.

Otros artículos exclusivos para suscriptores