¿Qué deben saber los mercadólogos de los aranceles que México le impuso a EU?

México impuso este martes aranceles de entre 15 y 25 por ciento a productos procedentes de Estados Unidos.

aranceles
Foto: Bigstock

Cuando se anunció este martes la aplicación de aranceles del 15 al 25 por ciento a una lista de productos provenientes de Estados Unidos, una de las primeras situaciones que se pusieron en la mesa sobre el consumo fue “¿cómo se iba a reflejar esto en el consumo?”.

Por una parte, el tema sí ha tenido una injerencia en el tema cambiario, ya que el peso mexicano se perfila para tener otro día difícil frente al dólar estadounidense en medio de las expectativas por el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En ventanillas bancarias, la divisa estadounidense abrió en 20.70 pesos, es decir cinco centavos más respecto al cierre previo, mientras que a la compra se ubica en 19.90 pesos, de acuerdo con la cotización de Citibanamex.

Al mayoreo, el dólar se vende en 20.3146 pesos, lo que significa una apreciación del 0.18 por ciento para la moneda mexicana respecto al cierre previo, de acuerdo con el Banco de México (Banxico).

Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), señaló este martes que los aranceles que impuso México a Estados Unidos son suficientes “para responder a una decisión unilateral en contra de México y Canadá”.

“México tiene que hacer lo que corresponde y el impacto de los aranceles que México pone para Estados Unidos es de la misma dimensión del impacto de los 3 mil millones que significan los aranceles que pone Estados Unidos hacia el país”, indicó en rueda de prensa Juan Pablo Castañón, presidente del CCE.

¿Cuáles los productos que reciben un impuesto?

México impuso este martes aranceles de entre 15 y 25 por ciento a productos de aceros, lámparas, quesos, manzanas, whisky, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, uvas, arándanos y papas.

La Secretaría de Economía (SE) explicó que México tiene derecho a imponer medidas que tengan efectos comerciales sustancialmente equivalentes a los de las medidas adoptadas por Estados Unidos, de conformidad con el artículo 802, párrafo 6 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Detalló que México puede ajustar la composición de la lista de las mercancías originarias de Estados Unidos a las que se les incrementarán las tasas del impuesto general de importación.

Cinco productos de ese país representan el 41 por ciento del total de las importaciones agroalimentarias de México: maíz, carne de cerdo, trigo, leche en polvo y carne de pollo.

¿Hay marcas involucradas?

Pese a que la medida entró en marcha este martes, analistas señalan que un impacto (a futuro, pero muy posible) se dará en el precio de algunas marcas estadounidenses con presencia en México si Estados Unidos se mantiene firme con dejar los aranceles a México, Canadá y Unión Europea.

Merca 2.0 buscó a marcas con una fuerte presencia en México y en el mundo, y ante la pregunta de si la decisión del gobierno mexicano por imponer arancel a varios productos afectará en el precio para los consumidores locales, esto nos respondieron:

Kellogg’s

La marca se reservó a dar comentarios con respecto al tema; sin embargo, hizo manifiesto su compromiso por ofrecer productos de alta calidad a sus consumidores.

Pepsico

La empresa dueña de marcas como Sabritas, Gamesa, Mafer y Quaker de la misma manera se reservó su pronunciamiento con relación a los aranceles.

Diageo

La empresa dueña de marcas como el whisky Johnnie Walker y Buchanan’s señala que es muy pronto hablar de incrementos; sin embargo, en cuanto haya un cambio lo informarán a sus clientes.

Construcción

Por su parte, la industria de la edificación y la construcción de vivienda anticipan varios impactos.

“Para la industria de la construcción, el arancel impuesto por los Estados Unidos presionará al alza los precios de los materiales de la construcción derivados del acero y del aluminio en el mercado nacional, alterando los presupuestos y previsiblemente incrementado el costo final de las obras”,  indicó un análisis del Centro de Estudios Económicos de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

En 2017, por cada peso invertido en el sector de la construcción, 45 centavos correspondieron a la cadena productiva, y de ellos, el 20 por ciento fue por el consumo de acero y derivados. En este sentido, la CMIC anticipa que la industria de la construcción tendrá un impacto negativo por los aranceles, y afirma que por eso el sector no logrará la meta de crecer entre 1por ciento y 2 por ciento este año.