El Turismo de Bodas es un sector que en años anteriores venía repuntando y generando una gran derrama económica para las empresas involucradas en el sector de viajes y turismo.

Según los datos de “Wedding Tourism Insights”, que realizó un análisis del turismo de bodas a nivel mundial, se estima que el gasto anual en 2019 representó un aproximado a 16 mil millones de dólares. Este es un mercado que a nivel mundial llevaba un crecimiento continuo, sin embargo, 2020 vino con una gran pausa, afectando de manera muy particular al Turismo de Bodas de destino.

Para el mercado estadounidense, es considerado que hasta el 25 por ciento de los matrimonios son bodas de destino. Para las parejas estadounidenses, se informa que el 40 por ciento de las bodas de destino es en lugares internacionales. El clima es un factor clave en la elección de una boda de destino, por lo tanto Cancún, Riviera Maya, Punta Cana, Jamaica y varias islas del Caribe vienen siendo sitios muy solicitados dentro del mercado.

Según el consejo de promoción turística de Quintana roo, en el Caribe Mexicano el mercado de bodas ha dejado una derrama aproximada de $375,398,433 mil USD. Esto es únicamente en hoteles, dejando afuera el ingreso económico de Wedding Planners y proveedores externos.

Si bien, a raíz del confinamiento las empresas organizadoras de bodas recibieron algunas cancelaciones, un número más grande fue el de cambios de fechas para realizar sus eventos.

Aún hay esperanza para que durante el segundo semestre del año se realicen algunas bodas, con atención especial a las que fueron diseñadas para pocas personas. Lo que sigue siendo una realidad es que la gran mayoría aplazó su “felices para siempre” hasta el 2021. Las bodas aplazadas, más el surgimiento de nuevos clientes para futuros años, podrían significar un reinicio de las operaciones para los Wedding Planners.

La gran mayoría de los Wedding Planners reciben a sus cliente a través de los siguientes tres puntos:

-Recomendaciones de novios a los que les organizaron su boda.

-La gente que captan vía on line (web, facebook, instagram)

-Por que participan en algún portal que se promociona y prometen el envío de lead

Esto continuará siendo así, sin embargo, me tomé la tarea de preguntarle a varias Wedding Planners cuál es su estrategia para captar en el mercado online a las Bodas de destino. Un gran número de ellas le apuesta a pagar alguna pauta en redes sociales durante ciertas temporadas. Algo que se debe remarcar, es que ninguna nos respondió que lleva una estrategia de marketing digital para optimizar las búsquedas y generar mayores ventas. Por supuesto que hasta ahora a todas les ha funcionado, pero después de este confinamiento, todas las empresas organizadoras de bodas se encuentran en un punto de partida. Quizás el que le apueste a una estrategia profesional de redes sociales podría consolidarse más rápido en el mercado online.

Aunque las Bodas de Destino regularmente buscan primero a una Wedding Planner, los hoteles muchas veces reciben clientes directamente. En estos casos, regularmente la coordinación de la boda la lleva una personas que se dedica a eventos generales, son muy pocos los hoteles que ya cuentan con una Wedding Planner in house. Esto significa una oportunidad hacia los hoteles, ya que podrían crecer en su listado de ofertas e incrementar ingresos, así como el acercamiento a proveedores de todo tipo para ofrecer las solicitudes de cada una de las bodas.

Actualmente algunos hoteles han decidido elegir a los proveedores de servicios de bodas para su consumo interno, algunos incluso llegan a imponer dichos proveedores elegidos a las Wedding Planners externas. ¿Cómo funciona esto? En caso de no utilizar proveedores que ya cuentan con un contrato o convenio en el hotel, los clientes deben pagar un fee extra por traer a sus propios proveedores externos. Esto incluye servicios todo tipo de servicios como maquillistas, floristas, decoradores… Sobra decir que las Wedding Planners no están de acuerdo, lo que causa que recomiende primero a los hoteles que permiten elegir a los proveedores que mejor se acomoden al tipo de evento que hayan elegido para su celebración.

La pregunta es: ¿Qué pasará ahora? ¿Cómo se reiniciara este mercado? El confinamiento nos está dictando poco a poco la convivencia, es posible que los mismos parámetros nos den la oportunidad de hacer eventos pequeños.

Por una parte considero que los hoteles deberán trabajar en un nuevo acercamiento con las Wedding Planners. Si bien, ellos tienen un porcentaje de clientes que les llegan directo, no pueden hacer a un lado que el porcentaje más alto del mercado de bodas que se recibe es a través de clientes leales. La gente buscara eso, alguien conocido, alguien en quien confiar, alguien que vaya más allá de un servicios, más que un espacio, buscarán bodas pequeñas y únicas. Esto podría hacer que su presupuesto sea un poco más elevado que el considerado inicialmente.

En cuanto a las Wedding Planners, deberán considerar que todo este movimiento digital que llegó durante el confinamiento no se va a ir, todo lo contrario, vivirá más evoluciones. Ya es momento de que desarrollen estrategias de marketing digital para profesionalizar a su empresa. Su labor ya no solo es trabajar en la atención al cliente, sino en el posicionamiento e imagen de su marca. Si tienes preguntas sígueme en mis redes @ginaalfeiran.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299