x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

¿Puede Bitcoin convertirse en el “oro digital” que tanto desea el mercado de la inversión?

El Bitcoin ha pasado de ser un proyecto que causaba bastante escepticismo a posicionarse como una opción de inversión más o menos popular

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
bitcoin
  • De acuerdo con Statista, el Bitcoin fue desarrollado por Satoshi Nakamoto en 2009, un individuo o grupo de personas de identidad aún desconocida

  • La idea principal de la criptodivisa era permitir transacciones rápidas en canales digitales sin el uso de canales tradicionales bancarios

  • Su popularidad empezó a despegar en agosto de 2016, cuando valía apenas poco más de 500 dólares por unidad

De acuerdo con Reuters, hace unas horas que analistas de JP Morgan aceptaron que una de las criptomonedas más famosas del mundo, el Bitcoin, se ha consolidado como “oro digital”. Los especialistas en inversión y mercados financieros consideran que la criptodivisa podría estar en una nueva etapa de su evolución. Apuntan que, con su popularidad entre el público millennial y una ola de especulación, podría llegar a valer muy pronto hasta 100 mil dólares.

Estas declaraciones se alejan mucho de lo que los mismos expertos de JP Morgan decían hace solo un par de años. Entonces, veían como poco probable que el Bitcoin y su tecnología blockchain pudieran cambiar el ecosistema de pagos. Aún hoy, muchos consideran a esta divisa como un activo demasiado riesgoso como para tener el título del “oro digital”. ¿Cuál es en realidad el panorama a futuro de esta criptomoneda? Hay múltiples puntos a considerar:

Hay muchas similitudes entre el Bitcoin y el oro

Una de las razones por las que la criptomoneda está ganando tracción como el equivalente digital del oro, según Luno, son sus similitudes. El metal precioso es considerado valioso por ser escaso, porque se puede dividir sin que pierda su precio proporcional y es muy difícil de falsificar. La red Bitcoin también tiene un suministro limitado de unidades, puede cambiarse en fracciones y, gracias al innovador sistema blockchain, es técnicamente imposible de duplicar.

La volatilidad del mercado aún es un problema

Una de las grandes preocupaciones de los escépticos del Bitcoin es la forma en la que su valor varía a lo largo del tiempo. Como apunta The Times, se trata de un activo principalmente especulativo. Es decir, su precio realmente solo se determina por la fe que tiene el mercado en la criptomoneda y las dinámicas de la oferta o demanda. Esto lo hace una apuesta un poco más riesgosa que el oro, también volátil pero que ha mostrado ser más estable en el tiempo.


Notas relacionadas


El Bitcoin tiene un potencial base aún sin explorar

Algo que hace al oro inherentemente valioso es que tiene aplicaciones reales fuera de su rol como activo de inversión. Puede usarse en joyería, así como en ciertas industrias de forma especializada. La criptomoneda más popular del mundo, como apunta Investopedia, aún no alcanza por completo su potencial en la democratización de la banca. Si sigue creciendo su aceptación, es probable que incluso pueda superar por mucho al metal precioso en valuación.

Siempre existe el riesgo de una burbuja

Fortune señala que agentes como Coinbase, uno de los mayores mercados de Bitcoin en el mundo, han pedido a los inversionistas tener mucho cuidado con sus compras. La última vez que se hizo una advertencia similar, fue poco antes que el precio de la criptomoneda cayera a finales de 2017. Entonces se mencionó la posibilidad de una burbuja, un concepto que aún no se ha mencionado. Sin embargo, no es tan improbable que se vea una repetición de la historia.

No hay fronteras para el Bitcoin

Una de las mayores limitantes del oro como inversión es que, al ser un metal precioso físico, es un poco más difícil apostar en él. Ciertamente hay un sinfín de herramientas y plataformas que hacen mucho más sencillo a la gente comprar este material, pero no dejan de existir ciertas limitaciones. Con Bitcoin, como lo pone City AM, realmente no hay límites. Cualquiera con el conocimiento necesario, un dispositivo e internet puede comerciar con esta criptodivisa.

No es una inversión única

El reto más grande con el Bitcoin es que, como el pionero del mercado de criptomonedas, su propuesta de valor es limitada. Como señala The Motley Fool, el oro tiene múltiples aplicaciones únicas que no se podrían traducir a otros metales sin que se perdiera parte de su valor. Por el contrario, hay un sinfín de nuevas divisas digitales que hacen lo mismo que su predecesora, potencialmente mejor. Así que siempre hay un riesgo que los inversionistas abandonen la plataforma de un día para otro.

Otros artículos exclusivos para suscriptores