De acuerdo con AP, el abogado Michael Avenatti fue arrestado por las autoridades de Estados Unidos. El experto fue acusado de querer extorsionar a la compañía Nike por hasta 25 millones de dólares (mdd). Específicamente, amenazó a la empresa con mala publicidad. Asimismo, habría defraudado a uno de sus clientes para cubrir deudas personales y gastos de sus negocios. Incluso habría utilizado falsos registros impositivos para conseguir millones en préstamos bancarios.

Previo a su captura, Avenatti publicó un tweet en su cuenta. En él, anunció que convocaría a una conferencia de prensa para revelar un presunto escándalo protagonizado por Nike. El evento, que solo quería generar mala publicidad a la empresa, presuntamente revelaría conductas criminales de altos directivos tanto en la organización como en el entorno de basketball universitario.

Los efectos de la mala publicidad

Gracias a la rápida acción de las autoridades, que arrestaron a Avenatti apenas 45 minutos después de enviar su tweet, Nike evadió un significativo golpe a su reputación. Con un valor de marca superior a 32 mil 400 mdd, la empresa es la más importante en el sector global de ropa. De haber salido a la luz esta mala publicidad, habría sido un mal día para Nike. De acuerdo con Grade.us, solo en Estados Unidos el costo anual de los clientes molestos es de 537 mil 30 mdd.

El incidente sirve para recordar los costos de la publicidad negativa. En especial, aquellos mensajes que provienen de personajes con gran influencia en el ámbito nacional e internacional. Como muestra está el conflicto entre la aerolínea United Airlines y el cantante Dave Carrol. En la primavera de 2008, la compañía dañó la guitarra del artista y se rehusó a cubrir los costos de reparación. En respuesta, escribió una canción.

A 10 días de haberse publicado la canción United Breaks Guitars, la primera de una trilogía artística, el video había reunido más de 3.2 millones de vistas. En conjunto, la saga de Carrol reunió 12.5 millones de impresiones. En menos de un mes, la mala publicidad provocó que la compañía perdiera 180 mdd por una caída del 10 por ciento en el valor de sus acciones.

Pero la mala publicidad no solo afecta cómo el mercado objetivo interactúa con la marca. De acuerdo con Career Builder, las empresas con una reputación deplorable también tienen retos de contratación. Más de 7 de cada 10 personas no trabajarían con una compañía con una mala imagen en medios. Y aunque en menos del 10 por ciento de las ocasiones provoca que los empleados abandonen la organización, sí reduce significativamente la moral de los colaboradores.

¿Chantaje favorable a Nike?

Para el abogado, el plan de dar mala publicidad a Nike podría haber salido mal en más de una dimensión. No solo ahora debe enfrentarse a cargos criminales, sino que podría haber conseguido el efecto contrario al que buscaba. En una declaración oficial, la compañía de ropa y accesorios apuntó que cree “en el comportamiento ético justo, tanto en los negocios como en el deporte”. La aseveración podría anotarle puntos extra en la reputación que tiene entre su público.

Y es que la compañía necesita un poco de buena publicidad. Hoy no solo volvió a salir a la luz su conflicto con el fotógrafo Jacobus Rentmeester por su logo Jumpman. Además, la Unión Europea amonestó a la marca por bloquear ventas transfronterizas de algunos de sus productos. De hecho, este efecto positivo ya se puede notar en el repunte del valor de sus acciones desde esta mañana.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.