Promoción de boca en boca y sus beneficios para las marcas

influencer

  • Las técnicas del  marketing de hoy pueden ser tan ambiciosas como se desee, siempre que no se deje de lado el requisito de que el consumidor esté presente.

  • Lo cierto es que necesita existir una experiencia de compra y de consumo que permita apuntalar.

  • Las probabilidades de que un consumidor promueva las virtudes y beneficios de un productos.

 

Si un consumidor vive una buena experiencia a través del uso de un producto, las probabilidades de que promueva sus virtudes y beneficios a través de sus cuentas de Instagram, Facebook o Twitter se multiplican.

Son experiencias que deben motivar a los consumidores a propagarlas, los costos en publicidad pueden llegar a reducirse si se genera este fenómeno de promoción de boca en boca, de manera que se logre un fenómeno de propagación de experiencias.  

Aunque la oferta publicitaria de casi todos los productos suele afirmar que estos poseen la debida calidad, lo cierto es que necesita existir una experiencia de compra y de consumo que permita apuntalar tal oferta y promesa, de lo contrario para el punto de vista de algunos podría tratarse de auténtica publicidad engañosa.

Y de cierto modo así era más en  en el pasado, con anuncios que aseguraban, por ejemplo contar con la calidad nutrimental necesaria para complementar un desayuno para toda la familia cuando en realidad se comercializaban productos comestibles altos en azúcares si hablamos del caso de los cereales.   

Hoy, por el contrario, los mensajes publicitarios han dejado de garantizar cualidades  que no existen en los productos y se obligan a hablarle de frente a sus consumidores, lo que representa un reto mayúsculo si se considera que los consumidores hoy poseen mayores herramientas.  

El markenting tradicional se centra en el producto y sus características a través de despliegues publicitarios que pueden ir desde banners en  portales web hasta una ambiciosa campaña en medios masivos de comunicación, las técnicas del  marketing de hoy pueden ser tan ambiciosas como se desee, siempre que no se deje de lado el requisito de que el consumidor esté presente.