CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Presupuesto, la injusticia de las elecciones

Los aspirantes independientes a cargos públicos lidiarán con 10 veces menos recursos que los que van con partidos políticos.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Haciendo una comparación del dinero que el INE repartirá entre todos los independientes, este es 12.7 veces menor al que recibirá el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para las campañas.

Estas se perfilan para ser las elecciones federales más caras de la historia, de acuerdo con la consultora Integralia, la cual proyectó un costo de 28 mil 22 millones de pesos; es decir 18 por ciento más que las de 2012, cuando se gastaron 22 mil 928.5 millones de pesos. Sin embargo, a pesar de que el presupuesto será grande, la distribución beneficiará a los candidatos abanderados por partidos y coaliciones.

“El problema es que tenemos un conjunto de legislaciones electorales hechas para preservar intereses de los partidos. Por ejemplo, como partido tienes acceso a recursos, a medios de comunicación, pero tu modelo de comunicación no permite un intercambio real de ideas”, indicó en entrevista con Merca2.0 el especialista en temas electorales, Fernando Dworak.

El presupuesto para todos

El presupuesto contemplado para los aspirantes independientes es de 42 millones 963 mil pesos, solo para las campañas. Ese presupuesto se repartirá entre todos los independientes, los que van por la Presidencia, el Senado y la Cámara de Diputados. En contraste, los partidos tendrán 2 mil 148 millones de pesos para gastar en las campañas. La bolsa por coalición y por partido para esa etapa del proceso electoral quedó de la siguiente forma.

Si comparamos el presupuesto para la campaña del PRI, que es de 547 millones de pesos, con lo que recibirán todos los independientes que aspiran a un cargo federal, 42 millones 963 mil pesos, el tricolor recibirá casi 13 veces más.

Con estos números, el virtual candidato de la alianza “Todos por México”, José Antonio Meade, será el que tenga más recursos para la operación política durante la campaña.  Seguido por Ricardo Anaya, del “Por México al Frente”; y luego por Andrés Manuel López Obrador, de “Juntos Haremos Historia”. Cabe recordar, que entre los tres se gastaron más de 35 millones de pesos, sólo en la etapa de las precampañas.

“La gran pregunta es si realmente estamos permitiendo que exista un debate público real en el que participe la sociedad civil y los empresarios para contrastar las propuestas y definir un rumbo de país”, señaló Fernando Dworak.

¿Y la publicidad política?

Se tiene previsto que durante todo el proceso electoral se pauten 60 millones de spots, un porcentaje es para el INE y la mayoría para los partidos políticos y los candidatos. De esos 60 millones de promocionales, le tocan 690 mil 642 a los independientes, distribuidos a lo largo del proceso. En tanto, Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade tuvieron 10.9 millones de spots, únicamente para las precampañas.

¿Qué ganan y a qué se enfrentan?

Para Carlos Herrero, presidente de la agencia Extrategia, Comunicación y Medios, uno de los principales problemas es la información, ya que la ciudadanía no pide que se informe para qué es ese dinero, ni cómo se usa.

“Los partidos (políticos) en México son esenciales para la democracia ¿pero en qué gastan el dinero que les otorga el INE? El gran problema es que ese gasto se destina en gran medida publicidad de muy mala calidad”, indicó el ejecutivo en entrevista con Merca 2.0.

Herrero agrega que pese a que la creatividad mexicana es una de las más reconocidas a nivel mundial, la publicidad política en México se muestra realmente “deplorable”.

Los aspirantes presidenciales de los partidos políticos contaron con 60 días para participar en una contienda interna, denominada precampaña.

En ese periodo, los independientes se dedicaron a recabar las más de 866 mil firmas de apoyo ciudadano, con dispersión del 1 por ciento de 17 estados, para tener derecho a registrarse como candidatos. Con todo esto, está claro que las reglas del juego favorecen a los aspirantes de los partidos políticos.

Otros artículos exclusivos para suscriptores