CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Presidente: baje la mirada y no se entrometa 

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
En la mañanera el único criterio de lo verdadero, de lo real, es la calificación del presidente.

Por dos semanas consecutivas el presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha presentado la nueva “sección” de su mañanera: ¿Quién es quién en las mentiras de la semana?, a cargo de una nerviosísima, Ana Elizabeth García Vilchis, quien es directora de redes de la vocería de la presidencia de la República. No sorprende. López Obrador tiene particular interés en los medios de comunicación y en que estos divulguen lo que a su juicio es la verdad, es decir, lo que le conviene.

Lo que sí es digno de sorpresa es la torpeza… cualquier entrometido puede tener gracia y dignidad, pero el habitante de Palacio, no.

El decoro pudo haber empezado con la contratación o asesoría de una agencia especializada, por ejemplo, verificado (el original, no el que se plagió Sanjuana), para seleccionar, analizar y determinar qué es falso y qué no lo es, pero con base en datos, en cifras y citas; por el contrario, en la mañanera el único criterio de lo verdadero, de lo real, es la calificación del presidente.

Estamos pues ante un monstruo: la verdad es lo que dice el presidente, pero va más allá. López Obrador pretende, con este ejercicio semanal, evidenciar, calificar y confrontar a los periodistas y a los medios en una especie de circo romano moderno.

Pero eso no es todo, el mini emperador pretende que los medios de comunicación atiendan la agenda que cada semana se impone en el Salón Tesorería y no sólo en los medios nacionales, también en los internacionales.

El presidente se atrevió a insinuar que la cobertura de los medios de comunicación en el caso de las 26 personas muertas en el incidente del metro fue una guerra sucia: “Toda la manipulación de la información, lo que sucedió con el accidente lamentable, con la desgracia de la pérdida de vidas humanas, con el Metro, fue tremendo el bombardeo y muchos terminaron de convencerse de que había que castigar al gobierno que represento, porque fue apabullante, incluso hablaban por teléfono a las casas. Guerra sucia”.

No señor, bajo cualquier administración y en cualquier país la muerte de 26 personas en un transporte público que ha estado señalado por corrupción, malas prácticas y una mala construcción sería un escándalo. Tomarlo como un asunto personal es una muestra más de soberbia. Baje la mirada señor presidente. El asunto es muy doloroso y debería avergonzarse aún cuando usted no haya tenido culpa alguna.

Ese miércoles la mañanera se tornó surrealista, López Obrador fue capaz de reclamar al diario The New York Times por hacer un gran reportaje en el que se revelaron las posibles causas del colapso del metro y no hacer lo mismo respecto al caso del derrumbe de un edificio en Florida en el que murieron decenas de personas.

No señor, los medios de comunicación en un Estado democrático deben tener la libertad de elegir su agenda bajo su postura editorial, recursos, intereses mediáticos y no en función de lo que diga el presidente.

Han sido ya muchos los reporteros que se han pronunciado en contra de esta nueva embestida presidencial. Carmen Aristegui, por ejemplo, la llamó un despropósito, eso es decir lo menos ante esta canallada.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados