La base del desarrollo económico y social de un país está en la educación e innovación. La premisa aplica de manera similar en el mundo empresarial, ambos factores son clave para conjuntar el capital humano ideal para

Miquel Daura, director general de AC McGarryBowen

impulsar los negocios, en un mundo cada vez más competitivo, donde las tecnología y dinámicas laborales están evolucionando a pasos agigantados.
De tal forma, es fundamental que las empresas desarrollen a sus equipos.

Para Miquel Daura, director general de AC/McGarryBowen, esto “es básico”, ve que en el país hay mucho potencial. “Depende del ámbito, aunque la realidad es se tienen las mismas oportunidades que en el resto del mundo”, agrega.

Capacitación continua

El pensamiento positivo es compartido por Moís Cherem, CEO de BEDU, quien considera que “las buenas empresas sí están buscando capacitar a su gente”, mucho debido a que “las nuevas fuerzas de trabajo (nuevas generaciones), si no las capacitas se te van a ir”.

Sin embargo, y aunque desde el mundo empresarial se expresa cierta conciencia, la realidad apunta que sólo 4 de cada 10 empresas en México invierte en la capacitación de sus empleados, según revela el Reporte Laboral México 2019, elaborado por Hays México.

Esta cifra es similar a lo encontrado por el Departamento de Investigación de Merca2.0, que en el estudio Extensión Académica 2019 refiere que el 44 por ciento de las compañías consultadas afirmó contar con programas de extensión académica como parte de su estructura orgánica.

Los datos anteriores revelan una situación que las firmas deben revertir. Una respuesta que ha demostrado ser efectiva es la capacitación del capital humano; no hacerlo, incrementa el riesgo de perder relevancia y rezagarse frente a las empresas que sí apuestan por la capacitación continua.

En ese sentido, Anet Georgina Pasco Cordera, Responsable de Desarrollo Temático en Educación Continua de la Universidad IBERO, subraya que “la educación continua a nivel nacional cada vez adquiere mayor auge debido a que es fundamental para profesionalizar al adulto trabajador; permite que desarrolle otras competencias de manera rápida, flexible y adaptada a los contextos”.

Anet Georgina Pasco Cordera, Responsable de Desarrollo Temático en Educación Continua de la Universidad IBERO

Para dar sustento a lo anterior, basta con referir proyecciones ofrecidas por el Foro Económico Mundial, las cuales apuntan que para 2022, el 54 por ciento de la población mundial necesitará actualizar sus conocimientos y adquirir nuevas habilidades para poder competir en el mundo laboral.

La situación se debe, en gran medida, a la mayor presencia de la tecnología en diversas industrias y procesos de trabajo. Ejemplo de ello es que muchas de las ocupaciones o puestos que actualmente son de gran demanda, no existían hace diez o incluso hace cinco años, según revelan datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS).

Lo anterior demuestra que en la actualidad se requieren nuevas carreras, pero al mismo tiempo el diseño de programas de actualización y capacitación porque sólo así los equipos de trabajo lograrán adaptarse a las dinámicas actuales y futuras del mundo laboral.

Creciente presencia de la tecnología

Lo expuesto hasta ahora, deja claro que la tecnología es y será un factor determinante en el empleo, por lo que debe ser uno de los puntos que las firmas deben atacar de manera inmediata a través de la extensión académica.

De ahí que, de acuerdo con especialistas como Gustavo Pagotto, Gerente Regional de Ventas para América Latina de LinkedIn, se recomiende a las empresas “adoptar procesos innovadores, expandir el alcance de las nuevas tecnologías y realizar un trabajo interdisciplinario, así como también tener la capacidad de actualizarse y aprender de las disrupciones tecnológicas”.

Esto aplica también para México que, aunque no es de los mercados en los que se manifiestan las principales tendencias del mundo empresarial, queda claro que debe estar atento a cómo se desempeñan en otras regiones para prepararse cuando lleguen al país.

Ejemplo de ello es lo que sucede en Estados Unidos, donde los puestos o posiciones de trabajo con mayor crecimiento son las relacionadas con: Computación en la nube, Inteligencia artificial, Big Data, Ciberseguridad, Realidad virtual o aumentada, Publicidad digital, y Cannabis/marihuana, de acuerdo con un reporte elaborado por la consultora PayScale.

Sin duda, esto se replicará en mayor o menor medida en el mercado mexicano por lo que las empresas con presencia local se verán exigidas a adaptarse y evolucionar tanto sus estructuras como sus equipos de trabajo.
Se trata de una inversión que a futuro se traduce en grandes beneficios para las organizaciones. De hecho, de acuerdo con los datos recabados por el Departamento de Investigación de Merca2.0, las empresas que invierten en extensión académica identifican rendimientos en el incremento de la productividad, desarrollo del capital humano a futuro y en innovación.

Futuro y soft skills

Queda claro que las empresas deben destinar parte de sus esfuerzos para que sus equipos de trabajo estén acordes a las creciente presencia de la tecnología, sólo en México unos 9.8 millones de empleos se verán afectados por la automatización en las próximas dos décadas, de acuerdo con el Observatorio Laboral.

Sin embargo no deben perder de vista otra arista igual de importante en recursos humanos: las soft skills.

Las habilidades blandas -capacidades de una persona para relacionarse bien y desenvolverse en el trabajo- serán fundamentales e incluso marcarán la diferencia en el futuro.

Al respecto, una investigación de la Universidad de Harvard indica que el 85 por ciento del éxito en el desempeño de un profesional se debe al buen desarrollo de sus habilidades blandas y personales. Es un tema que recae en los tres actores involucrados: empresas, instituciones educativas y los profesionales mismos.

El 54.3 por ciento de las compañías en México no cuenta con programas de extensión académica, Departamento de Investigación de Merca2.0

Para Verónica Valdés Salmerón, Spanish Lifelong Learning & Assessment Portfolio Manager para Pearson, “las instituciones se deben adaptar a las formas de enseñanza, el uso de la tecnología, así como vincularse con las necesidades del empleo”, mientras que respecto a los empleadores, sostiene que “es necesario que tengan claridad respecto al talento que requieren sus empresas y desarrollar la visión de cómo hacerlo crecer. Tienen que ser guías de su capital humano”. Y, finalmente, agrega que “para los individuos es muy importante la autogestión, deben dar prioridad a su futuro y autopromoverse para alcanzarlo”.

En conclusión, podemos observar que para las empresas será fundamental proveer a sus equipos de trabajo de herramientas tanto a nivel técnico como en habilidades blandas no sólo formarán a capital humano capaz de contribuir al desarrollo de los negocios, sino que también podrán encontrar un semillero para el liderazgo y puestos directivos del futuro.