¿Por qué viajar en avión en Europa es tan barato y en América no?

Interior of airplane with passengers on seats during flight. Steward in dark blue uniform walking the aisle. Horizontal composition.

Los tiempos donde viajar a Europa desde Estados Unidos tenía un costo de mil dólares o más quedaron atrás, sin embargo, diversos factores hicieron que los veranos en el viejo continente fueran atractivos para los turistas estadounidenses.

Factores como que el dólar americano se ha fortalecido frente al euro y la libra ahora vale 94 centavos de euro, hace que para los turistas europeos o estadounidenses, dos semanas en París tengo un costo promedio de 3 mil 500 dólares, mil dólares menos que en 2016, y ahora hay tarifas como de 65 dólares de Connecticut a Edimburgo, o 149 dólares de Los Ángeles a Barcelona. Además, existen otros motivos:

El combustible barato. Quizá el factor más importante para los vuelos baratos es el combustible a precios accesibles, y no solo eso, representa una “época dorada” para las aerolíneas que ofrecen vuelos “low cost”. Para expertos de Airline Weekly, “es tan barato en términos de inflación, como nunca antes lo había sido”.

A diferencia de México, donde los viajeros tienen que pagar un 18 por ciento de impuestos en Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA) e IVA, en Europa no se cobran esos impuestos, lo que hace que los viajeros de Estados Unidos o Europa encuentren viajes redondos menores a 600 dólares, o incluso menos de 500.

La amplia oferta de aerolíneas. Los precios más bajos han permitido a las líneas aéreas impulsar rutas transatlánticas con un costo de vuelo más barato, de tal forma que aerolíneas pequeñas como Norwegian Air o WOW Air ofrecieran vuelos baratos a países europeos o a Estados Unidos, con vuelos por debajo de los 100 dólares, lo cual permite a las líneas aéreas generar costos suficientes para renovar su flota aérea.

Datos de Kayak.com refieren que las tarifas aéreas de Estados Unidos a Europa han bajado 20 por ciento de 2016 a 2017, sin embargo, hay vuelos hacia Amsterdam o Zurich, los cuales tienen rebajas de 36 y 43 por ciento.

Las aerolíneas comienzan a cobrar aparte cada servicio que antes venía incluido en el boleto. Las ofertas actuales consiste en un esquema de transporte básico, pero los conceptos de antaño incluían cosas como reservas de asientos, comidas, equipaje facturado, espacios para las piernas y agua embotellada, y en las líneas de bajo costo están disponible como “servicio extra” con cargos adicionales.

Para muchas aerolíneas es más práctica ofrecer vuelos “low cost” porque compensan sus ganancias cobrando por “servicios opcionales”.

La apreciación del dólar frente a la libra y euro impulsó el turismo. La fortaleza del dólar americano frente a la libra esterlina y el euro ofrece beneficios como precios más baratos en Europa, como hoteles, taxis, comidas en restaurantes, tours y casi cualquier cosa, ya que son 20 por ciento más baratos que en 2016 para los estadounidenses que visitan Europa.

Sin embargo, para los europeos comienza a ser caro ir a Estados Unidos para vacacionar, por lo que las aerolíneas de Europa han tenido que recortar precios en sus vuelos, aunado a que las políticas de inmigración de la administración de Donald Trump ha desalentado el turismo, las cuales disminuyeron 20 por ciento, porcentaje que incrementó Europa en un año.