Por qué los forevers se sienten tan atraídos por las lolitas y cómo aprovecharlo en estrategias de marketing

Los forevers

Ayer por la noche cené con muchos de mis amigos forevers. Aprendí mucho de mi y me enseñaron mucho también.

Una tribu urbana como los forevers son hombres (en su mayoría) entre 30 y 60 años que basan su sentido de identidad en dos programaciones fundamentales, los medios y los grandes intereses económicos han posicionado durante muchos años como un mecanismo de programación constante, destacándolo como contenido muy relevante: el secreto de la vida al final es la juventud y la belleza. Por lo menos esta es la programación y metas que nos han inyectado durante años. Si no eres joven y bello, estás perdido y tu marca personal no vale.

Esto se lo han tomado muy en serio los forevers y muchas corporaciones y marcas. Los forevers caminan y corren por ahí como pequeños niños o “chavorrucos” en busca de Peter Pan. Alejados del compromiso y las responsabilidades, fantasean la mayor parte de su vida, Muchos se quedan en el viaje de la volatilidad e inestabilidad y algunos pocos logran aterrizar para olvidar un poco las fantasías, sólo por algún tiempo. Los forevers o “chavorrucos” no son cosa nueva, desde siglos pasados han sido descritos en la literatura moderna -que ahora es clásica- como en “El retrato de Dorian Gray” y Fausto de Goethe.

Las lolitas

Por otro lado está su antítesis pero al mismo tiempo su complemento y fenómeno de atracción: las lolitas que deben su nombre a Vladimir Nabokov, forever ruso que en 1955, nos cuenta la historia de un hombre cuarentón que es seducido y establece una relación amorosa con una adolescente de trece años llamada Lolita. Las lolitas se sienten atraídas, principalmente por el poder, la experiencia, los regalos y las canas. Saben que tienen el regalo de la vida más preciso que es la juventud y la utilizan como mecanismo de negociación con los forevers para establecer una relación gana-gana. Siempre fueron precoces y les encanta seducir a los hombres maduros con sus encantos juveniles, pero el mismo tiempo seductores y sensuales.

¿Cómo aprovechar esta relación codependiente y dialéctica en beneficio de la mercadotecnia?

1. Se tiene que ser muy lógico más que genial. Dispara mensajes efectivos a los forevers que los detonen a fantasear, cada fantasía implica tiempo invertido, consumo de contenido relevante, compras y lealtad.

2. Una lolita para un forever es una fantasía cumplida que lo hará detonar compras y experiencias.

3. El lolita view atrae a los forever. Como moscas a la miel.

4. Ayuda a decidir a las lolitas (que hoy son entre 18 y 23 años) qué regalos y experiencias negociarán para ser consentidas por los forever.

En cierto sentido, la vida es una negociación eterna. Aveces se pierde y otras se gana, lo que realmente importa es estar siempre preparado para negociar.

Compartir
Artículo anteriorDunkin’ Donuts vuelve a México, dará batalla a Krispy Kreme
Artículo siguienteLas curiosas similitudes entre Chivas de Guadalajara y Dallas Cowboys
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam